Los Nefilim

Los Nefilim

Nephilim (en hebreo : נפלים, Nefilīm), es representado como caído. Varias traducciones en inglés, como la versión Reina-Valera usan la palabra “gigantes”. En la Septuaginta griega la palabra “nephilim” también fue traducida como “gigantes”. Esta traducción se utiliza sin duda porque los Nephilim más tarde se conocieron como gigantes a los antiguos hebreos, como lo ilustra la manera en que se hace referencia cuando los espías israelitas fueron enviados a Canaán.

También vimos allí gigantes, hijos de Anac, raza de los gigantes. Nosotros éramos, a nuestro parecer, como langostas, y así les parecíamos a ellos. (Números 13:33)

Los Nephilim, eran una raza de gigantes que llegó a dominar antes del diluvio mundial, y se hace referencia en la Biblia como los héroes de la antigüedad, hombres de renombre. Ellos eran el producto de las relaciones ilícitas entre los malos ángeles caídos y mujeres humanas en el tiempo antes del diluvio y Arca de Noé“.

El nombre de “los caídos” es probablemente una referencia a su procedencia divina, transformada en una condición humana, aunque sea una condición casi sobrehumana.

Aconteció que cuando comenzaron los hombres a multiplicarse sobre la faz de la tierra, y les nacieron hijas, 2 que viendo los hijos de Dios que las hijas de los hombres eran hermosas, tomaron para sí mujeres, escogiendo entre todas. 3 Y dijo Jehová: No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre, porque ciertamente él es carne; mas serán sus días ciento veinte años. 4 Había gigantes en la tierra en aquellos días, y también después que se llegaron los hijos de Dios a las hijas de los hombres, y les engendraron hijos. Estos fueron los valientes que desde la antigüedad fueron varones de renombre. (Genesis 6: 1-4)

Esta irrupción de ángeles caídos antes de los días de Noé fue probablemente el primer intento de la serpiente para impedir la llegada de la “simiente de la mujer” predicho en Génesis 3:15. serpiente siempre quiso corromper el AND Humano, para impedir que el salvador del mundo naciera. Aquel Jesús que pudo aplastar su cabeza. Vemos una traducción detallada:

“Y pondré enemistad [hostilidad] entre ti [Satanás] y la mujer [Eva], y entre tu simiente [los seguidores de Satanás] y la simiente suya [los descendientes de la mujer por vía de Cristo el Libertador]; ésta[Cristo—la Simiente prometida, el Libertador mismo] te herirá en la cabeza [el golpe de muerte—la victoria definitiva de Cristo sobre Satanás y la destrucción terminante y eterna de Satanás (véase Ezequiel 28:18, 19 y Apocalipsis 20:6-9)], y tú [Satanás] le herirás en el calcañar” [la muerte de Cristo en la cruz—una herida grave, pero no permanente, porque él se levantó de los muertos, teniendo las llaves de la muerte y del Hades o sepulcro (Apocalipsis 1:18), después de haber saqueado por completo el imperio y la potestad de Satanás]”.

REFERENCIA APÓCRIFA

Los Nefilim se describen en detalle en el libro de Enoc. Este libro tradicionalmente fue rechazado como apócrifo por la Iglesia europea. Sin embargo, fue considerado como canónico por la Iglesia Etíope de la época de Cristo hasta nuestros días, y el Libro de Enoc fue citado en el bíblico epístola de Judas.

 De éstos también profetizó Enoc, en la séptima generación desde Adán, diciendo: He aquí, el Señor vino con muchos millares de sus santos, (Judas 1- 14)

El Libro de Enoc dice lo siguiente acerca de ellos:

Capítulo 6:1 Así sucedió, que cuando en aquellos días se multiplicaron los hijos de los hombres, les nacieron hijas hermosas y bonitas; 2 y los Vigilantes, hijos del cielo las vieron y las desearon, y se dijeron unos a otros: “Vayamos y escojamos mujeres de entre las hijas de los hombres y engendremos hijos”.

Capítulo 7:1 Todos y sus jefes tomaron para sí mujeres y cada uno escogió entre todas y comenzaron a entrar en ellas y a contaminarse con ellas, a enseñarles la brujería, la magia y el corte de raíces y a enseñarles sobre las plantas. 2 Quedaron embarazadas de ellos y parieron gigantes de unos tres mil codos de altura que nacieron sobre la tierra y conforme a su niñez crecieron; 3 y devoraban el trabajo de todos los hijos de los hombres hasta que los humanos ya no lograban abastecerles. 4 Entonces, los gigantes se volvieron contra los humanos para matarlos y devorarlos; 5 y empezaron a pecar contra todos los pájaros del cielo y contra todas las bestias de la tierra, contra los reptiles y contra los peces del mar y se devoraban los unos la carne de los otros y bebían sangre. 

Capítulo 9: 8 “Ellos han ido hacia las hijas de los hombres y se han acostado con ellas y se han profanado a sí mismos descubriéndoles todo pecado. 9 “Luego, estas mujeres han parido en el mundo gigantes, por lo que la tierra se ha llenado de sangre e injusticia.

La inundación acabó con los gigantes, pero poco después regresaron y se extendieron durante toda la Tierra Prometida.

Noé era justo, 100% humano. La biblia dice que él era perfecto en sus generaciones.

  Éstas son las generaciones de Noé: Noé, varón justo, perfecto fue en sus generaciones; con Dios caminó Noé. (Génesis 6:9)

 Después de la inundación, la línea de sangre “gigante” se mantuvo, o también es posible que los ángeles caídos hicieron un segundo intento de contaminar la humanidad después del diluvio. Ellos nuevamente se unieron con mujeres humanas y por eso es que nuevamente había gigantes en la tierra que enfrentó el pueblo judío.

La Escritura contiene abundantes referencias a una raza de gigantes que desapareció al principio de la historia humana. Los hebreos se referían a ellos como refaíms.   “Allí nacieron los gigantes, los famosos desde la antigüedad, de alta estatura, diestros en la guerra. Pero no eligió Yahweh a éstos ni les dio a conocer el camino de la sabiduría, y así perecieron por falta de prudencia.”

En el Libro 1 de Samuel (17,4), leemos: “Salió de las filas de los filisteos un hombre llamado Goliat, de Gat, que tenía de talla seis codos y un palmo. Cubría su cabeza con un casco de bronce y llevaba una coraza escamada, de bronce también, de cinco mil siclos de peso.”

Si traducimos las unidades empleadas, su estatura alcanzaría los 3,20 metros,  casi 12 pies. La coraza pesaría 72,5 kilogramos, o casi 160 libras.   Como vimos antes:

“Og, rey de Basán, era el único que de la raza de los refaím quedaba; su lecho, un lecho de hierro, se ve en Rabat de los hijos de Ammón, de nueve codos de largo y de cuatro codos de ancho, codos humanos.”Deuteronomio 3,11.

Según este texto, el último de los gigantes, Og,  dormía en un duro lecho de 4,5 metros (casi 15 pies)  de largo por dos  (casi 7 pies) de ancho.  De acuerdo a los judíos, los Anakim (anaquitas), Refaim(refaitas), GibborimZamzummim, y Emim (emitas), son de la misma raza Nefilim, y todos son nombres que se traducen por “gigantes.

Te dejo este video donde todo esta muy bien explicado:

Anuncios


Categorías:Articulos

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: