El águila y la gallina

Este relato esta inspirado en un midrash hebreo . Un midrash es una forma de relacionar principios éticos y morales profundos mediante parábolas y comparaciones aparentemente simples.

Era una vez un campesino que fue al bosque cercano a atrapar algún pájaro con el fin de tenerlo cautivo en su casa. Consiguió atrapar un aguilucho. Lo colocó en el gallinero junto a las gallinas. Creció como una gallina y llego a creerse que era una gallina.

Después de cinco años, ese hombre recibió en su casa la visita de un amigo. Al pasar por el jardín, le dijo al  campesino: “Ese pájaro que está ahí, no es una gallina. Es un águila.”

El campesino contesto. “Es un águila. Pero yo la crié como gallina. Ya no es un águila. Es una gallina como las otras.

“No, respondió el amigo”. Ella es y será siempre un águila. Pues tiene el corazón de un águila. Este corazón la hará un día volar a las alturas”.

“No, insistió el campesino, se volvió gallina y jamás volará como águila”.

Entonces, decidieron, hacer una prueba. El amigo tomó al águila, la elevó muy alto y, desafiándola, dijo: “Ya que de hecho eres un águila, ya que tú perteneces al cielo y no a la tierra, entonces, abre tus alas y vuela!”

El águila se quedó, fija sobre el brazo extendido del amigo. Miraba distraídamente a su alrededor. Vio a las gallinas allá abajo, comiendo granos. Y saltó junto a
ellas.

El campesino comentó. “Yo lo dije, ella se transformo en una simple gallina”. “No”, respondió firmemente el amigo. “Es águila y poseerá siempre un corazón de águila. Vamos a experimentar por última vez. Mañana la haré volar”.

Al día siguiente, el y el campesino se levantaron muy temprano. Tomaron el águila, la llevaron hasta lo alto de una montaña. El sol estaba saliendo y doraba los picos de las montañas.El amigo levantó el águila hacia lo alto El águila miró alrededor. Temblaba, como si experimentara su nueva vida, pero no voló. Entonces, el amigo la agarró firmemente en dirección al sol, de suerte que sus ojos se pudiesen llenar de claridad y algo despert

aguilaFue cuando ella abrió sus potentes alas. Se erguió soberana sobre sí misma. Y comenzó a volar a volar hacia lo alto y a volar cada vez más a las alturas. Voló. Y nunca más volvió a ser gallina.

Fuimos creados a imagen y semejanza de Dios. Pero hubo personas que nos hicieron pensar como gallinas. Y a veces pensamos que efectivamente somos gallinas. Pero somos águilas, diseñadas para remontar el vuelo, podemos elevarnos a metas elevadas.

pero los que esperan en el SEÑOR renovarán sus fuerzas; se remontarán con alas como las águilas, correrán y no se cansarán, caminarán y no se fatigarán.( Isaias 40:31)

Anuncios


Categorías:Sin categoría

Etiquetas:

1 respuesta

  1. Hermoso hallazgo el de vuestro blog. Me encanta el hebreo. Te invito a entrar a nuestros blogs. Soy hijo de españoles, luego escucharé vuestros podcast. Desde Argentina, José Nuñez Diéguez.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: