“Los doce Misterios” (introducción)

 LOS DOCE MISTERIOS

Esa conexión con Dios, por medio del conocimiento verdadero, es una prueba de la existencia del alma, de la verdad del sentido de la vida y además preserva al hombre del temor a la muerte; porque Dios es lo único real y todo lo demás es una proyección de Él, inclusive nosotros mismos.

Existe una realidad que desafía la razón en la que Dios y los seres humanos se encuentran. Es la realidad donde se producen los milagros, se perciben las visiones de santos y ángeles y se escucha la voz de Dios. Esta realidad no pertenece al mundo material ni se basa en hechos objetivos, es una realidad que exige una percepción más profunda con el poder de vislumbrar lo sagrado.

En la Escrituras encontramos  grandes misterios algunos son mencionados por Pablo, que podemos analizar, a la luz de las Escrituras, con el único fin de conocer mas al SEÑOR. Dios. Como es sabido, hay muchos misterios, pero que El, en su sola potestad, los revela a sus hijos; es decir que si son comprendidos será solo por revelación a un ‘vaso (Efesios 3:3), para que este luego sea vertido sobre los ‘vasos discípulos’ y así sucesivamente (Apocalipsis 1:1). Dios no solo posee misterios que revela a los suyos, sino también secretos, y si bien estos le pertenecen a El, tal como esta escrito en:

Deuteronomio 29:29: ‘Las cosas secretas pertenecen al señor nuestro Dios; mas las reveladas son para nosotros y para nuestros hijos para siempre, para que cumplamos todas las palabras de esta ley’ ,

También aquí nos dice que estos secretos que solo son del SEÑOR, El los revela a sus siervos para que dejen de ser secretos y pasen a ser misterios tal como esta escrito en el libro del profeta Amos:

‘Ciertamente Dios no hace nada sin revelar su secreto a sus siervos los profetas’. (Amos 3:7).

Vamos a ver rápidamente cuales son los 12 misterios que vamos a estudiar:

El misterio de Cristo (Colosenses 2:2) Este es el misterio del Mesías (Cristo en griego)

El misterio de Israel (Romanos 11:25) Este es el misterio de la Restauración de Israel.

El misterio de la transformación de los vivientes (1 Corintios 15:51)

El misterio de su voluntad (Efesios 1:9-10)

El misterio de Cristo y la iglesia (Efesios 5:31-32)

El misterio de la fe (1 Timoteo 3:9)

El misterio del evangelio (Efesios 6:19)

El misterio de Cristo en nosotros (Colosenses 1:27) Esta es la esperanza de gloria.

El misterio de la piedad (1 Timoteo 3:16)

El misterio de las siete estrellas y los siete candeleros de oro (Apocalipsis 1:20) Los misterios de las tinieblas que Dios revela son: (Job 12:22)

El misterio de la iniquidad (2 Tesalonicenses 2:7)

El misterio de la mujer y de la bestia que la lleva (Apocalipsis 17:7) Babilonia.

En el NT mysterion significa un secreto revelado  y tiene que ser dado a conocer por Dios a los hombres por medio de su Espíritu’. Como hijos de Dios debemos agradecer que nos enseñe sus misterios pues este es un privilegio que no todos disfrutan, solo aquellos que han alcanzado una dimensión especial.

Estos misterios aparentemente aparecen en el nuevo testamento pero son la confirmación profética y mesiánica de toadas las Escrituras por eso Jesús decía:

No penséis que he venido para abolir la ley o los profetas; no he venido para abolir, sino para cumplir.
Porque en verdad os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, no se perderá ni la letra más pequeña ni una tilde de la ley(Torah escrituras) hasta que toda se cumpla. (Mateo 5:17 y 18)

Habitar en el misterio.

‘Y sus discípulos le preguntaron, diciendo: Que significa esta parábola? Y El les dijo: A vosotros os es dado conocer los misterios del reino de Dios; pero a los otros por parábolas, para que viendo no vean, y oyendo no entiendan’. (Lucas 8:9-10).

De todas formas, a mi entender no se trata de conocer todos los misterios cosa por la cual algunos se agobian y buscan a veces en lugares extraños, se trata de vivir en el secreto o en el misterio porque si vives en el secreto o misterio Dios dará la revelación en su momento. Por so dice:

El que habita al abrigo del Altísimo morará a la sombra del Omnipotente. (Sal 91:1)

Aquí la palabra que se traduce como abrigo es “soter” que significa oculto, es decir “el habita o hace lugar en el  secreto” permanece a la sombra del altísimo.

NIVEL SOD

El último nivel de entendimiento de las Escrituras se llama en hebreo “Sod” que significa “oculto”. Este entendimiento es el significado oculto, secreto o místico de un texto. (véase 1 Co. 2:7-16 esp. 2:7). Este proceso a menudo envuelve volver las letras de una palabra a su estado primigenio-material y darles una nueva forma con el fin de revelar un significado oculto. Un ejemplo puede hallarse en Apocalípsis 13:18, donde la identidad de la Bestia se expresa por su valor numérico 666. como en el nivel Derásh este proceso a menudo envuelve eiségesis (añadir ideas al texto) del texto pero debe constreñirse por medio de tener algún fundamento en sana exégesis también.

Mientras el peshat y el remez son para el principiante en cierto modo pasivos, el drash y el sod son decididamente activos; provienen de un imperativo totalmente consciente de la voluntad. Cada una de estas perspectivas, a través de las cuales las Escrituras  expresan y manifiestan, no indican un cambio en la esencia profunda sino en la forma en la que se presenta ante nuestra percepción y entendimiento.

Cada uno de estos niveles es imprescindible para que nuestra comprensión  sea plena. Al ser el sod la causa las incluye a todas, ya que cuando comprendo el significado interior tomo conciencia de los objetivos y comienzo a percibir el orden en el cual cada aspecto cumple su función.

El alma oculta de las Escrituras.

Este mundo es una mascara que oculta un mundo superior. Pero es una mascara única: oculta, pero también revela. Es opaca y también transparente. El rostro detrás de la mascara se oculta o resplandece a través de ella, dependiendo del observador. Así como el rostro humano solo es un estrato superficial, pero aun así es capaz de revelar lo que esta en el interior por medio de movimientos y rasgos de expresión, asi también el mundo revela su profundidad a aquel que lo estudie con cuidado. La palabra para “rostro”, panim, tiene dos acepciones que reflejan esta dualidad: panim, rostro, y p-nim, interior. Lo que solo es el rostro externo también es aquello que mas puramente refleja la profundidad interna.

No tenemos acceso directo a lo profundo; solo podemos ver el rostro. El camino espiritual exige aprender la habilidad para leer los signos de la dimensión externa a fin de percibir el mundo interno.

 

Anuncios


Categorías:estudios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: