Amalek news: El antisionismo es el nuevo antisemitismo El ‘libelo de sangre’ de nuestra época.

Fuente (aish Latino)

El 27 de marzo, hablando con el Sunday Times, el ex arzobispo de Canterbury, Rowan Williams, expresó su preocupación por el aumento del nivel de antisemitismo en los campus universitarios británicos. Él dijo que había “preocupantes ecos” de la Alemania en la década del 30. Dos días más tarde, en The Times, Chris Bryant, el Shadow Leader o ‘Líder en la Sombra’ de la Cámara de los Comunes y un miembro de alto rango del partido Laborista británico, advirtió que la izquierda política estaba cuestionando cada vez más el derecho del Estado de Israel a existir, una visión que llamó “una forma no demasiado sutil de antisemitismo”.

En toda Europa, los judíos se están yendo. Una encuesta realizada en 2013 por la Agencia Europea de Derechos Fundamentales mostró que casi un tercio de los judíos de Europa han considerado emigrar a causa del antisemitismo, con números de hasta el 46 por ciento en Francia y 48 por ciento en Hungría.

Y esto no es un problema sólo en Europa. Una encuesta de 2015 de la Brandeis University a estudiantes universitarios judíos estadounidenses encontró que tres cuartas partes de los encuestados habían estado expuestos a la retórica antisemita. Un tercio había informado de incidentes de acoso por ser judíos. Gran parte de la intimidación en las universidades es provocada por las semanas de “Apartheid Israelí” y la campaña de BDS (Boicot, Desinversiones y Sanciones) contra Israel. Estos se han convertido en lo que era la ‘Pascua’ o ‘Domingo de Resurrección’ en la Edad Media, una instancia para atacar a los judíos.

Claramente algo está pasando, pero, ¿qué? Muchos en la izquierda argumentan que están siendo acusados injustamente. Ellos no están en contra de los judíos, dicen, sólo se oponen a las políticas del Estado de Israel. Aquí hay que decir lo obvio. La crítica al gobierno de Israel no es antisemita. Tampoco el movimiento BDS es inherentemente antisemita. Muchos de sus seguidores tienen una preocupación genuina por los derechos humanos. Es, sin embargo, un frente para el nuevo antisemitismo, una alianza profana entre el islamismo radical y la izquierda política.

¿Qué es, entonces, antisemitismo? No es un conjunto coherente de creencias sino un conjunto de contradicciones. Antes del Holocausto, los judíos eran odiados porque eran pobres y porque eran ricos; porque eran comunistas y porque eran capitalistas; porque se mantenían aislados y porque se infiltraban en todas partes; porque se aferraban tenazmente a viejas creencias religiosas y porque eran cosmopolitas desarraigados que no creían en nada.

El antisemitismo es un virus que sobrevive mediante la mutación. En la Edad Media, los judíos eran odiados por su religión. En los siglos XIX y XX eran odiados por su raza. Hoy en día son odiados por su estado-nación, Israel. El antisionismo es el nuevo antisemitismo.

La legitimación también ha cambiado. A lo largo de la historia, cuando la gente ha tratado de justificar el antisemitismo, lo ha hecho recurriendo a la más alta fuente de autoridad disponible dentro de la cultura. En la Edad Media, era la religión. En la Europa posterior a la Ilustración era la ciencia. Hoy en día son los derechos humanos. Es la razón por la que Israel —la única democracia en pleno funcionamiento en Medio Oriente con una prensa libre y poder judicial independiente— es acusado regularmente de los cinco delitos contra los derechos humanos: racismo, apartheid, crímenes contra la humanidad, limpieza étnica e intento de genocidio. Este es el libelo de sangre de nuestro tiempo.

El antisemitismo es un ejemplo clásico de lo que el antropólogo René Girard ve como la forma primaria de violencia humana: un chivo expiatorio. Cuando a un grupo le suceden cosas malas, sus miembros pueden formular dos preguntas diferentes: “¿Qué hemos hecho mal?” o “¿Quién hizo esto?”. Toda la suerte del grupo dependerá de cuál pregunta elijan.

Si se preguntan: “¿Qué hemos hecho mal?”, entonces, habrán iniciado la autocrítica que es esencial para una sociedad libre. Si se preguntan: “¿Quién hizo esto?”, se habrán definido a sí mismos como víctimas. Entonces buscarán un chivo expiatorio para culparlo por todos los problemas y, clásicamente, este chivo ha sido el pueblo judío.

Hoy en día el argumento es el siguiente. Después del Holocausto, cada ser humano bien pensante debería oponerse al nazismo. Ahora bien, los palestinos son los nuevos judíos y los judíos son los nuevos nazis. Israel es el que perpetra un nuevo crimen en contra de la humanidad. Por lo tanto, cada persona bien pensante debería oponerse al estado de Israel, y puesto que todo judío es sionista, debería oponerse también a los judíos. Este argumento es totalmente equivocado. Fueron judíos, no israelíes, los que fueron asesinados en ataques terroristas en Toulouse, París, Bruselas y Copenhague.

El antisemitismo es una forma de insuficiencia cognitiva. Reduce problemas complejos a simplicidades. Divide el mundo en blanco y negro, viendo toda la culpa en un lado y todo el victimismo en el otro. Singulariza a un grupo para culparlo de entre un centenar de delincuentes. Silencia el disenso y nunca se involucra en la autocrítica. El argumento es siempre el mismo. Somos inocentes; ellos son culpables. De ello se desprende que si nosotros —cristianos, miembros de la raza aria o musulmanes— hemos de ser libres, ellos, los judíos, o el estado de Israel, deben ser destruidos. Así es como comienzan los grandes crímenes.

Los judíos han sido odiados porque eran diferentes. Eran la minoría no cristiana más conspicua en la Europa cristiana antes de la Primera Guerra Mundial. Hoy en día son la presencia no musulmana más conspicua en un Medio Oriente islámico. El antisemitismo siempre ha tenido que ver con la incapacidad de un grupo para hacer espacio para la diferencia. Ningún grupo que sea incapaz de hacerlo creará una sociedad libre.

El odio que comienza con los judíos nunca termina con los judíos. En un mundo inundado de odio por divisiones religiosas, las personas de todas las creencias, o ninguna, deben estar unidas, no sólo para derrotar al antisemitismo, sino para garantizar que los derechos de las minorías religiosas sean defendidos en todas partes.

La historia nos juzgará por cómo hacemos frente a este desafío. No debemos fallar.

Traducido para porisrael.org por José Blumenfeld. Editado por AishLatino.com

http://europe.newsweek.com/jonathan-sacks-anti-semitism-anti-zionism-bds-israel-labour-442978

Anuncios


Categorías:Amalek News

2 respuestas

  1. No tiene que ver para nada las definiciones, Creo q es un riesgo igualar el anti judaísmo al anti sionismo, existen judios anti sionistas, el sionismo tiene q ver más con política q con discriminacion…
    http://infonom.com.ar/revista/el16.pdf

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: