Especial Rosh hashana: “El nacimiemto del Mesías”

imagesCASV0336

Toda esta información resulta incomoda por creer que tiene relación con la astrología. ¿Estamos tratando con la astrología? La respuesta es un rotundo no, esto no es lo que estamos estudiando. La astrología apoya la idea de que las estrellas tienen influencia en el hombre y se denomina el arte de predecir el porvenir por la observación de los astros.

En contraste, la Biblia se refiere a los objetos celestiales como objetos que despliegan mensajes del Todopoderoso. Sin embargo, prohíbe la alabanza a lo que observamos en los cielos o hasta darles mucha importancia. Por ejemplo, leémos en el Libro de Job, capítulo 31:

¿He admirado acaso el esplendor del sol o el avance esplendoroso de la luna,  como para rendirles culto en lo secreto y enviarles un beso con la mano?  ¡También este pecado tendría que ser juzgado, pues habría yo traicionado al Dios de las alturas!

El Antiguo Testamento aun decreta la pena de muerte para los que adoren objetos celestiales.

Aún así, la Biblia hace una cantidad sorprendente de referencias a los símbolos en los cielos. Tanto el Antiguo como el Nuevo Testamentos suponen que lo que ocurre allá en el cielo es de importancia. Si tenemos algún interés en seguir los consejos de la Biblia, es necesario que mantengamos una distinción en mente: la astrología supone que las estrellas son la causa de los eventos terrestres, mientras que la Biblia supone que son simplemente mensajes de eventos en la tierra. También sería útil pensar en esto como un termómetro de distinción. Un termómetro nos puede decir si la temperatura es fría o caliente, pero no nos hace sentir frío o calor. Existe una gran diferencia entre un símbolo y un agente activo. Esta es la diferencia entre la “astrología” y lo que la Biblia declara.

Los expertos consideran que el Libro de Job es el texto Bíblico más antiguo, quizás vio sus orígenes mucho antes de los tiempos de Abraham y el establecimiento de la nación Judía. Es interesante, entonces, descubrir que este antiguo texto se refiere a las estrellas y constelaciones con respeto. Declara que Dios las colocó en su lugar y se refiere a las mismas constelaciones que conocemos hoy en día. Aún considerando la literatura antigua no relacionada con la Biblia, parece ser que las configuraciones de las constelaciones y lo que ellas representan, son mucho mas antiguas que cualquier texto sobreviviente en cualquier idioma .

En el Libro de Job, capítulo 9, Job reconoce que Dios creó las estrellas y las constelaciones: Él creó la Osa y el Orión, las Pléyades y las constelaciones del sur. Y en Job, capítulo 38, Dios reitera lo mismo. Él, no el hombre, es soberano sobre la creación, en particular, sobre las constelaciones:“¿Acaso puedes atar los lazos de las Pléyades, o desatar las cuerdas que sujetan al Orión?  ¿Puedes hacer que las constelaciones salgan a tiempo? ¿Puedes guiar a la Osa Mayor y a la Menor?                                                                                                                                    ( Job 38:31 y 32)

Muchos otros escritores de la Biblia en muchos pasajes declaran que Dios ordenó las estrellas. Por ejemplo, el Libro de Isaías declara en el capítulo 40:

Alcen los ojos y miren a los cielos: ¿Quíen ha creado todo esto? El que ordena la multitud de estrellas una por una, y llama a cada una por su nombre. ¡Es tan grande su poder, y tan poderosa su fureza, que no falta ninguna de ellas!                                                                        (Isaías 40:26)

Varios pasajes impresionantes en este asunto fueron escritos por David, hijo de Isaí. David es una de las figuras más destacadas de la Biblia. Un guerrero feroz, un rey reverenciado quien era a su vez profundamente reverente. Sumamente inteligente y maravillosamente poético, redactó gran parte del Libro de Salmos y unos de los pasajes más hermosos de las Escrituras. Entre éstos está el Salmo 19, donde David engrandece la obra de Dios con respecto a las estrellas. Pero no sólo engrandece la obra de Dios, sino que también nos dice que las estrellas poseen un mensaje. Observe los verbos que utiliza (el énfasis es personal):

Los cielos cuentan la gloria de Dios, el firmamento proclama la obra de sus manos.  Un día comparte al otro la noticia, una noche a la otra se lo hace saber. Sin palabras, sin lenguaje, sin una voz perceptible,  por toda la tierra resuena su eco, ¡Sus palabras llegan hasta los confines del mundo!                                                                                                                                                                                                                    (Salmo 19:1 al 4)

David escogió verbo tras verbo para indicar que las estrellas comunican. ¿Pero es solamente poesía? ¿No está David escribiendo solamente con el simbolismo elegante de un poeta?

 la Estrella del Mesías.

Ahora estamos preparados para examinar los criterios necesarios para identificar a un objeto celestial como la Estrella. Siguiendo el relato Bíblico del Evangelio de Mateo, estudiándolo versículo por versículo, podemos compilar una lista de nueve requisitos necesarios para que cualquier fenómeno celestial se pueda considerar como la Estrella de Belén de la Biblia. Si algún criterio no está presente, entonces supondremos que no hemos descubierto la estrella correcta.

Después de nacer Jesús en Belén de Judea, en tiempos del rey Herodes, he aquí, unos magos del oriente llegaron a Jerusalén, diciendo:  ¿ Dónde está el Rey de los judíos que ha nacido? Porque vimos su estrella en el oriente y hemos venido a adorarle                               (Mateo 2:1 y 2)

Herodes murió en el año 4 A.C., entonces Cristo tendría que haber nacido antes de esa fecha. Sin embargo, si Herodes murió en el año 1 A.C., como lo muestra la evidencia más fiable, entonces debemos de concentrar nuestros cálculos entre los años 2 y 3 A.C.

¿Quiénes eran estos magos? La palabra “mago”, la cual se traduce en ocasiónes “hombres sabios”, es la raiz de la pabra “magia”. Esto no siginifica que dichos hombres eran “prestidigitadores”, palabra que se utiliza hoy en día como significado de “mago”. Algunos de ellos erean hombres eruditos en muchas materias, quienes estudiaban el mundo físico y tenían conocimientos respecto a muchos campos, incluyendo la astronomía. Los reyes consultaban con estos magos para recibir dirección respecto a los asuntos de estado importantes del día. Esta práctica era común támbien en tiempos más antiguos. Por ejemplo, durante el cautiverio de los Judíos en Babilonia, aproximadamente 500 años antes, el rey Nebucodonosor mantenía una escuela de magos en su corte. Nebucodonosor nombró al profeta Judío Daniel como jefe de los magos durante su reinado después de que Daniel logró interpretar un sueño del rey mientras que los otros magos fueron incapaces .

Philo era un filósofo Judío contemporáneo de Jesús quien radicaba en la extensa comunidad Judía de Alejandría en Egipto. Philo redactó documentos admirando cierta escuela oriental para magos y su alto nivel de educación y  conocimientos del mundo natural. Es posible que dicha escuela descendiera de los tiempos de los magos de Babilonia en los tiempos de Daniel. El Apóstol Mateo reporta en su Evangelio que los Magos provenían del Oriente, y Babilonia se encuentra al Oriente de Judea. Dicha ciudad fue en un tiempo parte del imperio Persa, lo que coincide con Philo. Por lo tanto, es posble que los Magos provinieran de esta prestigiosa escuela del Oriente. Esto explicaría porque Herodes les permitió una audiencia, y también explicaría el porqué de su impetuosa reacción al enterarse del mensaje que traían estos extraños.

Dónde está el que ha nacido rey de los judíos? — preguntaron -.

La pregunta que hacen los magos nos hace considerar tres factores más que debemos incluir en nuestra compilación de criterios para identificar la estrella. Sea cual fuera el fenómeno que estaba ocurriendo en los cielos el mensaje indicaba 1) nacimiento, 2) reinado y 3) algo relacionado con los judíos. Esto también nos ofrece una pista para identificar a los magos: les interesaban las costumbres y los datos históricos de los judíos.

Vimos levantarse su estrella y hemos venido a adorarlo.

Cuando los magos anuncian “vimos levantarse su estrella”, el significado de esta frase no infiere que “Vimos su estrella mientras estábamos en el Oriente.” El texto Griego menciona que la estrella era “en anatole,” sugiriendo que observaron la aparición de su estrella en los cielos del oriente. Esto concuerda con el comportamiento de todas las estrellas excepto las polares dada la rotación terrestre. Las estrellas aparecen en el oriente, sin embargo, no todos los astros se comportan de este modo. Este relato nos proporciona otro requisito necesario para identificar la estrella. 4) El astro tiene que aparecer en el oriente, al igual que la mayoría de las estrellas.

El motivo de los magos de ir a Jerusalén nos sugiere mucho más acerca de ellos. Deseaban adorar a un rey judío. Esta conclusión no se puede probar en el texto, pero es posible que algunos de los magos fuesen de descendencia judía, quizás un remanente de aquellos exiliados en los tiempos de Daniel. Esta hipótesis explicaría por qué un filósofo judío, Philo, les tuviera tanta admiración, fue porqué estaban vigilando los fenómenos celestiales conectados con las profecías judías, su deseo en adorar a un rey judío, y porqué Herodes y el jefe de los sacerdotes judíos les dieran tanta importancia. De no haber sido judíos, entonces tuvieron que haber contado con un inmenso prestigio puesto que los judíos de aquellos tiempos eran sumamente prejuiciosos contra los paganos y sus creencias.

Es necesario que usted conozca más detalles para que pueda comprender lo preocupados que Herodes y Jerusalén se pusieron al enterarse del mensaje que los magos traían. Los historiadores nos dicen que el respeto por las estrellas y a las predicciones que los astrólogos derivaban de las mismas era sumamente popular. Tanto los historiadores antiguos como la Biblia dejan muy claro que los judíos de estos tiempos anticipaban el surgimiento al poder de un dirigente judío en base a las profecías judías. Y se tomaba como hecho que las estrellas anunciarían dicha llegada.

Por ejemplo, unos 60 años antes, en el año 63 AC., ciertos magos hicieron una presentación ante el senado romano. Durante esta audiencia, describieron los presagios celestiales que indicaban el nacimiento del nuevo dirigente. Evidentemente lamentando escuchar esta noticia, el senado respondió con la orden de asesinar a los niños varones nacidos dentro de las fechas determinadas. ¿Le suena familiar? Resulta que cuando Herodes ordenó el asesinato de los niños en Belén, quizás estaba siguiendo el mismo tipo de precedente romano. Dicho precedente quizás sea una de las razones por las cuales los habitantes de Jerusalén se perturbaron al escuchar las noticias que traían los magos. Quizás se dieron cuenta de que ésto resultaría en una matanza por parte de los romanos.

vers.4 Así que convocó de entre el pueblo a todos los jefes de los sacerdotes y maestros de la ley, y les preguntó dónde había de nacer el Cristo. 5 ­ En Belén de Judea ­ le respondieron-, porque esto es lo que ha escrito el profeta: 6 “Pero tú, Belén, en la tierra de Judá, de ninguna manera eres la menor entre los principales de Judá; porque de ti saldrá un príncipe que será el pastor de mi pueblo Israel.”

Herodes interpretó el mensaje de los magos como un hecho, y consultó a los expertos judíos con respecto a la localización del nacimiento. El versículo fatídico, que se encuentra en el Libro de Miquéas y que los expertos judíos le citan a Herodes, resultó inmediatamente en la pena de muerte de una multitud de niños varones en Belén.

vers.7 Luego Herodes llamó en secreto a los sabios y se enteró por ellos del tiempo exacto en que había aparecido la estrella.

Otro requisito necesario para reconocer la Estrella: 5) aparece en un momento exacto; 6) Herodes no supo cuándo apareció. Él tuvo que preguntar.

vers.8 Los envió a Belén y les dijo: – Vayan e infórmense bien de ese niño y, tan pronto como lo encuentren, avísenme para que yo también vaya y lo adore. 9 Después de oír al rey, siguieron su camino, sucedió que la estrella que habían visto levantarse iba delante de ellos hasta que se detuvo sobre el lugar donde estaba el niño.

Concluimos finalmente con los tres últimos factores necesarios para identificar a la estrella: 7) permaneció visible durante un largo lapso de tiempo. Los magos la vieron, quizás desde Babilonia, viajaron a Judea y continuaron observándola. 8) La trayectoria de la Estrella siempre parece dirigir a los magos durante toda su jornada. Es imperativo que el lector comprenda la importancia de este detalle. Quizás usted no se dé cuenta de que esto no significa que era necesario que la Estrella dirigiera a los magos a Belén. La ciudad de Belén queda a sólo cinco millas al sur de Jerusalén por la vía principal. No era posible perderse. No, la Estrella parece “moverse” delante de ellos mientras ellos viajan rumbo al sur no tanto como guía sino como una confirmación más de los fenómenos que han observado hasta este punto. Finalmente, 9) ¡La Estrella se detuvo! ¿Puede una estrella detenerse? Si, si puede, como veremos más adelante.

La Coronación

Jupiter es  el nombre del planeta más grande del sistema solar. Júpiter ha sido conocido durante siglos como el planeta rey. El más grande de los nueve, es un “gigante gaseoso”, de aproximadamente once veces el tamaño de la tierra y cuenta con más de 300 veces el peso de la misma. Su órbita alrededor del sol demora 12 años comparada con aquella del planeta tierra. Los astrónomos de la antigüedad consideraban a los planetas estrellas errantes. ¿Será posible que Júpiter haya tenido algo que ver con el anuncio del nacimiento de un rey y que consecuentemente los humanos le hubieran otorgado cualidades reales a este gigante errante durante siglos? Este será el punto de partida para investigar nuestra teoría.

Un mago que hubiera estado observando a Júpiter durante el mes de Septiembre hubiera notado dos objetos acercándose tanto que parecían tocarse. Este fenómeno de aparente aproximación se llama conjunción. Nuestro observador en el Medio Oriente vio al planeta Júpiter llegar a una conjunción con la estrella Régulus. La estrella Régulus toma su nombre de la raíz que cede la palabra “real” o “regio”. Los antiguos babilonios llamaban “Sharu” a la estrella Régulus, que significa “rey”. Los romanos la llamaban Rex, que también significa “rey”. Así es que, para empezar, tenemos al inicio del año judío, al Planeta Rey uniéndose a la Estrella Real. Esta conjunción pudo haber indicado forzosamente la idea de Monarquía a un mago de Babilonia (satisfaciendo así uno de los requisitos de la estrella), sin embargo, ¿Hubiera sido suficiente para sobresaltarlo?

El planeta Júpiter se desliza lentamente cerca de la estrella Regulus aproximadamente cada 12 años. Supongamos que nuestro mago ha disfrutado de una carrera de 30 años, digamos desde la edad de 20 a 50 años. No sabemos la edad de nuestros magos pero si un hombre ya está disfrutando de la segunda parte de su carrera, es possible que haya observado este cruce unas dos ó tres veces antes. La órbita de Júpiter aparenta tambalearse en relación con la estrella Regulus, así es que no todas las conjunciones son tan cercanas como la que se observó durante el año 3 A.C. Quizás nuestro mago registró el evento con cierto interés, sin embargo es difícil imaginar que causara gran entusiasmo. Pero, por supuesto, hay más…

Los planetas se mueven sobre un telón de estrellas fijas. Cuando se observan desde la tierra, aparentan estar “activos”. Por ejemplo, si observara al planeta Júpiter cada noche durante varias semanas, notaría que se mueve hacia el este a través del campo de estrellas. Cada noche el planeta Júpiter aparece en el este (satisfaciendo el Segundo requisito). Cada noche, aparece un poco más al este sobre el campo de estrellas. Todos los planetas siguen esta trayectoria.

Sin embargo las estrellas errantes muestran otro movimiento “extraño.” Periodicamente, aparentan moverse en reverso en relación con las otras estrellas. Este fenómeno parece extraño, sin embargo la razón es muy sencilla: nuestras observaciones de los planetas se hacen desde una plataforma que está en movimiento – La Tierra – la cual se lanza alrededor del sol sobre su propia órbita. Cuando usted pasa un automóvil en la autopista parece que el otro auto se mueve en dirección contraria. Por razones semejantes, cuando el planeta Tierra sigue su órbita y “pasa” a otro planeta, ese otro planeta parece que se mueve en direccion contraria sobre el campo de estrellas. Los astrónomos llaman a este fenómeno movimiento de retrogradación.

Entre los años 2 y 3 AC., el movimiento errante de retrogradación de Júpiter, habría llamado totalmente la atención de nuestro mago. Una vez que el planeta Júpiter y la estrella Régulus tuvieron su encuentro real, Júpiter continuó su travesía sobre el campo de estrellas. Sin embargo, también entró en movimiento de retrogradación. Pareció cambiar de opinon y “regresar” hacia la estrella Regulus para una segunda conjunción. Una vez que este segundo paso terminó, Júpiter volvió a retroceder sobre su curso para completar un tercer encuentro con Regulus, una conjunción triple. Este acontencimiento es mucho más raro. Durante un periodo de varios meses, nuestro mago observó al Planeta de Reyes danzar en forma de aureola sobre la Estrella de Reyes. En otras palabras… una coronación.

                                                       Rosh Hashana y la coronación de un Rey-Justo

Anuncios


Categorías:Articulos

1 respuesta

Trackbacks

  1. ¿El fin del mundo para el 23 de septiembre? – Las Crónicas del Mesías

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: