El Hijo del Hombre (Bar enosh) una referencia al Mesías

Qué es el hombre?.

El Salmo 8:3 dice:

“Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos, la luna y las estrellas que tú has establecido,digo: ¿Qué es el hombre(Enosh) para que de él te acuerdes, y el hijo del hombre(ben adam) para que lo cuides? ¡Sin embargo, lo has hecho un poco menor que los ángeles, y lo coronas de gloria y majestad!”

Cuando aquí se menciona hombre en esta traducción la palabra tiene dos contestos diferentes. Enosh(Hombre mortal) hace referencia a la sustancia material del humano, a su cuerpo, a lo que transita en este mundo y perece. Ben Adam se vincula también con lo anterior pero especialmente con lo que le da sentido trascendente, con la dimensión espiritual, con lo que se restituye al mundo de la Verdad luego de la caída.

Cuenta el midrash (Bereshit Rabá 8:5) que Dios consultó a sus ángeles sobre si debía crear al hombre o no. Muchos de ellos se oponían a la creación del hombre, mientras que otros la apoyaban. El ángel de la misericordia decía “que sea creado, pues tendrá la capacidad de ser misericordioso”; mientras que el ángel de la verdad gritaba “que no sea creado, pues estará lleno de mentiras”. El ángel de la justicia decía “que sea creado, pues hará obras justas en el mundo”; mientras que el ángel de la paz respondía “que no sea creado, pues traerá la guerra y la disputa”. Según una de las interpretaciones de este midrash, mientras los ángeles discutían unos con los otros, Dios aprovechó la distracción y se apresuró en crear al hombre. Entonces les dijo a sus ángeles “¿para qué discuten? ¡el hombre ya fue creado!”.

Nuestra naturaleza compleja, que mezcla lo más sublime con lo más infame, ya podía preverse aun antes de la creación del hombre, cuando Dios pensaba sobre si debía o no crear al ser humano. Al mirar al futuro, Dios pudo ver claramente que entre los descendientes de Adam habría incontables pecadores, sedientos de crimen y sangre. Pero también alcanzó a ver que junto a ellos habría santos y hombres justos.

Recordemos que el término “Midrashim” proviene de la raíz hebrea “darash” que significa buscar, investigar. El Midrash, por lo tanto, es una exposición de los versículos de la Torá que surge  después de haber sondeado en las profundidades de cada versículo y en todas las palabras y letras del mismo en busca del verdadero significado interior. Es algo parecido a una parábola , en la cual hay que ver el aspecto interior, exigiendo para ello buscar una explicación mas profunda.

El hijo del hombre (Bar enosh) es una referencia al Mesías.

Proseguí mirando en las visiones nocturnas, y he aquí con las nubes de los cielos venía uno como hijo de hombre (Bar enosh), y llegó hasta el Anciano de días, y lo hicieron acercarse ante Él. Y le fue concedido señorío, gloria y un reino, para que todos los pueblos, naciones y lenguas lo sirvieran. Su dominio es dominio eterno, que nunca pasará, y su reino uno que no será jamás destruido. (Daniel 7:13 y 14 )

Para cualquier profeta expresar con palabras lo que esta viendo no es una tarea fácil. Daniel  describe a la figura que esta viendo “como” Hijo del Hombre,  utilizando este termino para describir lo mejor que puede lo que es indescriptible para cualquier humano en su situación. Pero la interpretación imaginativa de Daniel, por otra parte, una de las cualidades que debía poseer un profeta, hace que podemos vislumbrar la apariencia de alguien al que se le da toda autoridad y dominio eterno, por eso es una referencia al Rey Mesías.

El hijo del Hombre, o Bar Enosh, hay una referencia clara no solamente a su naturaleza humana, en una manera profética, esto habla de la preexistencia del Mesías antes de venir a la tierra en el fin de los días. Esta es la primera ves del uso de este termino sobre o referente a Mesías en las Escrituras. Otras veces es usado como humanidad en general , o un ser humano, tal como el profeta Ezequiel, a quien YHWH le llama “hijo de hombre”. El contexto determina el significado, así como también de quien se esta hablando.

Y cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los° ángeles con Él,° entonces se sentará en su trono de gloria,° (Mateo 25:31)

En esta enseñanza de Jesús, el Hijo del Hombre viene en las nubes. De hecho que a los que le oyeron  les tenía que recordar al pasaje de Daniel. Pero no solamente eso, Jesús dice que ese hombre es el Rey, cosa que ellos sabían que se refería al Rey Mesías. Sobretodo dice claramente que él es el juez, en otras palabras él es el Rey que habrá de juzgar las naciones. Podemos entonces ver que todo el que le escuchó, entendía que el Hijo del Hombre no solamente es el Mesías, sino que era un ser sobrehumano, del cielo, que se sienta en el Trono de Dios para juzgar a toda la humanidad.

Anuncios


Categorías:Articulos, estudios

1 respuesta

  1. Buen día, gracias por esta publicación. En verdad somos seres complejos, llenos de debilidades y virtudes a la vez, lo sublime y lo infame habita en nosotros. Pero que dura tarea se hace cuando no seguimos el camino que conduce a la vida.
    A pesar que se trata del Mashiaj, estoy identificada con este tema en particular y mucho más cuando ambas fuerzas están disputando todo el tiempo. A cual cederemos? Somos polvo, pero el Ruaj del Santuario habita con nosotros y nos ayuda día a día.

    Que YHWH nos habilite a obedecer como lo hizo Yeshua en su tránsito por esta tierra de mortales.

    Shalom!

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: