EL ORIGEN DIVINO DE LAS ESCRITURAS (parte 4) “la serpiente de bronce”

La serpiente de bronce.

El Mashíaj es llamado “la serpiente sagrada”, como lo insinúa el fenómeno de que Mashíaj y “najash” (serpiente) tienen el mismo valor numérico: 358

Un juego de palabras.


serìrnte bronce

Y el pueblo habló contra Dios y Moisés: ¿Por qué nos habéis sacado de Egipto para morir en el desierto? Pues no hay comida ni agua, y detestamos este alimento tan miserable. Y el SEÑOR envió serpientes abrasadoras entre el pueblo, y mordieron al pueblo, y mucha gente de Israel murió.Entonces el pueblo vino a Moisés y dijo: Hemos pecado, porque hemos hablado contra el SEÑOR y contra ti; intercede con el SEÑOR para que quite las serpientes de entre nosotros. Y Moisés intercedió por el pueblo.Y el SEÑOR dijo a Moisés: Hazte una serpiente abrasadora y ponla sobre un asta; y acontecerá que cuando todo el que sea mordido la mire, vivirá.(Números 21:5 al 8)

שָׂרָף    saráf (ardiendo, i.e. (figurativamente) (serpiente) venenosa; especialmente seraf o criatura simb. (por su color de bronce):- serpiente ardiente, serafín.)

 Y Moisés hizo una serpiente de bronce y la puso sobre el asta; y sucedía que cuando una serpiente mordía a alguno, y éste miraba a la serpiente de bronce, vivía.(Núm 21:9)

Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que sea levantado el Hijo del Hombre, para que todo aquel que cree, tenga en El vida eterna.(Juan 3:15)

“Ezequías hizo lo que agrada al Señor, pues en todo siguió el ejemplo de su antepasado David.4 Quitó los altares paganos, destrozó las piedras sagradas y quebró las imágenes de la diosa Aserá. Además, destruyó la serpiente de bronce que Moisés había hecho, pues los israelitas todavía le quemaban incienso, y la llamaban Nejustán.” (2 Reyes 18:3-4)

Los dos venenos.

 Mirad, os he dado autoridad para hollar sobre serpientes y escorpiones, y sobre todo el poder del enemigo, y nada os hará daño.(Lucas_10:19 )

Debemos entender lo que Jesús nos esta queriendo revelar con esta afirmación, si leemos a un nivel superficial se trata de combatir a dos animales peligrosos, pero a un nivel mas profundo se percibe un mensaje mucho mas profundo ( recordar los uatro niveles de las escrituras).  El escorpión es el miembro más mortífero de la categoría general de criaturas venenosas, cuya figura arquetípica es la serpiente primordial del Edén. La palabra akrav deriva de akev, “talón, como está dicho: “y tu [la serpiente] lo morderás [al hombre] en el talón” (Génesis 3:15). Por eso el akrav simboliza la “mordedura” perfecta de la serpiente en el talón del ser humano. En general, el veneno de la serpiente es “caliente”, en cambio el del escorpión es “frío”. Vemos que el veneno “caliente” es un un símbolo se una incitación hacer el mal y sus malos deseos, en cambio el “frió” veneno es un símbolo de duda y  ser escéptico hacia Dios y su revelación.

El “Pacto de las Partes”

En los tiempos antiguos, un método muy común de realizar un convenio era sacrificar uno o varios animales y cortarlos en varios pedazos, luego de lo cual los participantes del acuerdo caminaban entre esas partes como señal de aceptación y compromiso. En el primer pacto con Dios, llamado el “Pacto de las Piezas”,

Está escrito en la Torá que: “la sangre es la vida” (Deuteronomio 12:23).
Cuando nos interiorizamos del significado de estas palabras, comprendemos que la sangre es el flujo que porta e irradia la energía del alma (nefesh) (la fuerza vital, que es el estrato espiritual inferior de hombres y bestias) hacia la carne, de modo de darle vida.
Existen dos opiniones sobre cuales fueron las diez pruebas de Abraham. Según Pirkei de Rabi Eliezer enumera las siguientes: 1. Nimrod intenta asesinar a Abraham y se oculta durante 13 años. 2. Abraham es arrojado al calderón de Ur Kasdim. 3. Abraham debe abandonar su tierra. 4. Hay hambre en la tierra de Canaan. 5. Sara es capturada por el Faraon. 6. La guerra contra los 4 reyes que capturaron a Lot. 7. El pacto de Bein Habetarim (Pacto de las mitades) donde se le mostró a Abraham los 4 exilios de sus descendientes. 8. La mitzva de circuncidarse a si mismo y a su hijo. 9. La orden de expulsar a Ishmael y a su madre. 10. La Akeda, la orden de ofrecer a su hijo como sacrificio. Según Maimonides, el Rambam , enumera solo las mencionadas en la Torá Escrita: 1 Abraham debe abandonar su tierra. 2. Hay hambre en la tierra de Canaan. 3. Sara es capturada por el Faraon. 4. La guerra contra los 4 reyes que capturaron a Lot. 5. El tomar a Hagar como esposa. 6. La mitzva de circuncidarse a si mimo. 7. Sara es llevada al palacio de Avimelej. 8. La expulsión de Hagar. 9. La expulsión de Ishmael. 10. La Akeda.Extraída la sangre definitivamente de su vasija natural (un cuerpo), pierde su cualidad de conexión, su vinculación espiritual .
¿Cómo no serlo, si representa la vida?
¿Cómo no serlo, si al ser vertida representa el corte de la vida, el misterio de la muerte, la posibilidad de mejorar interrumpida (Génesis 3:10)?
Es este valor emocional/simbólico lo que explica su ocasional uso en el ritual de ciertos korbanot -ofrendas- de alguna de las cinco especies animales aptas para el altar dedicado a Dios: vacuno, cabra, oveja, paloma y tórtola.
O cuando se utilizó  para marcar los marcos de las puertas la noche previa a la Salida de Egipto (Éxodo 11:7), o como una señal empleada para sellar la Alianza eterna entre Dios e Israel (Éxodo 23:6).

Abram se sentía triste por el hecho de no tener, aún, un hijo y heredero. Entonces, Dios, le indicó que mirara el cielo y contara las estrellas. “Ciertamente , no puedes contarlas”, dijo Dios, “pues así de numerosos serán tus hijos”. Luego le hizo saber quelo había sacado de la tierra de Ur Casdim para entregarle esta tierra como posesiópacto dos mitades 2n que heredarían sus descendientes. Abram preguntó: “¿Cómo sabré que poseo esta tierra?” Y Dios selló, entonces, un pacto con él, conocido como Brit bein habetarim (pacto en las mitades). Dios le informó luego que sus descendientes serían esclavizados temporaralmente en tierra extraña, pero que saldrían de ella con gran riqueza.

  El le respondió: Tráeme una novilla de tres años, una cabra de tres años, un carnero de tres años, una tórtola y un pichón.  El le trajo todos éstos y los partió por la mitad, y puso cada mitad enfrente de la otra; mas no partió las aves. Y las aves de rapiña descendían sobre los animales sacrificados, pero Abram las ahuyentaba. Y sucedió que a la puesta del sol un profundo sueño cayó sobre Abram, y he aquí que el terror de una gran oscuridad cayó sobre él. Al final Abraham esperando el momento para realizar el pacto  entra en un profundo sueño. Dios le anuncia lo que sucederá en el futuro.Y aconteció que cuando el sol ya se había puesto, hubo densas tinieblas, y he aquí, apareció un horno humeante y una antorcha de fuego que pasó por entre las mitades de los animales . (Gén 15:9  al 17)

Dios no deja que Abraham asuma el compromiso del pacto, Dios mismo asume el pacto como asi hizo enviado su Hijo (Juan 3:16) por eso este pasaje de las escrituras nos revela una expresión mesiánica y profética de lo que mas tarde ocurrió con Jesús el MESIAS.

Azazel y Barrabas. (Levitico 16:5-10) (ver Barrabas hijo de su padre)

El macho cabrio es echado en suertes, Pilatos hace eligir entre Jesus y Barrabas.

 Estando ellos pues reunidos, les dijo Pilato: ¿A quién queréis que os suelte: a Barrabás° o a Jesús, el que llaman Mesías? (Mat 27:17)

Los principales sacerdotes y los ancianos eligen, sin ser conscientes de ello , como esta escrito y para que se cumpla la Escritura en levítico 16: 8 y 10  y este es el resultado:

Y respondiendo el procurador, les dijo: ¿A cuál de los dos queréis que os suelte? Ellos dijeron: ¡A Barrabás! (Mat 27:21 )

Se cumple la escritura:

Después tomará los dos machos cabríos y hará que estén delante de YHVH, a la entrada de la Tienda de Reunión.  Y Aarón echará suertes sobre los dos machos cabríos: una suerte por YHVH y la otra suerte por Azazel.° Luego Aarón acercará el macho cabrío sobre el cual haya caído la suerte por YHVH y lo ofrecerá en ofrenda por el pecado. Pero el macho cabrío sobre el cual haya caído la suerte por Azazel, será presentado vivo ante YHVH para hacer expiación sobre él, a fin de enviarlo al desierto como Azazel. (Lev 16:8 y 10)

La pena para el crimen de Barrabas habría sido la crucifixión, pero según los evangelios habría existido una tradición que permitiría o requeriría que Pilatos indultara a un preso sentenciado a muerte durante la Pascua mediante aclamación popular. A la gente reunida se le ofreció la opción de liberar a Jesús o a Barrabás. Se habría aclamado popularmente la liberación de Barrabás, con la consecuente crucifixión de Jesús.(Marcos 15-7-10)

Korbanot (sacrificios)

Chivo expiatorio Es posible leer artículos en los que se piensa a menudo que los sacrificios en el Templo eran un intento de “comprar”, o “pacificar” a una deidad enfadada, sedienta de sangre, carne…muerte. Y, en general, la maldad de un dios que  satisface su apetito voraz y macabro con el sufrimiento y la muerte de unos pobres animales.

Estas “fantasías” son evidentes ideas paganas, resabios de las influencias (y raíces) que nutren las culturas paganas.
Los antropólogos, arqueólogos e historiadores fácilmente nos confirmarán que en numerosas culturas paganas de la antigüedad, y de las actuales, estas ideas son esenciales en el acto del sacrificio.
Existe algún dios con “hambre”, entonces, se lo alimenta (con comida y/o sexo, depende el dios y la oportunidad).
¿Por qué? Porque, un dios es un ser poderoso, y si está famélico -se enfada, entonces, terribles desastres podrían caer sobre las cabezas de los adoradores que no lo satisfacen.
Los paganos previsores saben de antemano las fechas de mayor apetito, por lo tanto, se adelantan a pacificar a su ídolo, asegurándose así un bienestar holgado (por ejemplo: con los sacrificios de “cambio de estación”.

Dios nada precisa de nosotros.

¿El Creador del Universo, el Sostén de toda vida, padece de hambre que sólo el sacrificio cruento puede satisfacer?
Los numerosos mandamientos relacionadas con los sacrificios, de modo similar que el resto de los mandamientos no son para y por Dios, sino para y por nosotros. Esto es: no es Dios el necesitado de sacrificios, somos nosotros.

Aprendamos un poco de idioma.

La raíz etimológica de korbán (sacrificio) es k.r.v.
¿Qué asociaciones sintagmáticas significativas hallamos?
Karov: cerca, próximo;
Kerev: dentro, en medio, entrañas;
Kerav: batalla;
Karav: aproximado, presentado, sacrificado.

¿Qué podemos aprender de esto?
Primero, que el hecho que la palabra sea korbán no es casual. Alguna razón tuvo Dios, para haber creado esta palabra a partir de esta raíz.
Segundo, que el korbán debe ser una lucha interior antes que un derramamiento de sangre. Esto es: el que dice “peco pero queda el recurso del sacrificio expiatorio” es un insulso, ignorante, perfecto pecador; pues, sin batalla , sin vencer las tendencias negativas personales, de nada sirve el derramamiento de sangre, el korbán de un inocente animal.
Tercero, tras habernos ganado a nuestras intenciones perversas, estamos en condición de aproximarnos a la única fuente de perdón, que es Dios. La forma definitiva y perfecta es acercarnos ahora es por intermedio del Cordero Inmolado el Mesías…el korbán espiritual.
Cuarto, el korbán implica la trascendencia de lo meramente material, es elevar lo físico a un plano un poco superior, en pos de lo Eterno.

El primer grupo de ofrendas son llamadas “Olot”, ofrendas quemadas. Se trae el animal a la entrada del Mishkán sacerdote. Respecto del ganado, el que trajo la ofrenda pone sus manos sobre el animal. Luego se lo mata y el Kohen (sacerdote)  salpica la sangre sobre el Altar. Se le saca el cuero y se corta en partes. Se acomodan las partes, se las lava y se las queman sobre el Altar. Un mismo proceso se describe para las ofrendas de otros animales y pájaros. Son descriptas las diferentes ofrendas de comida. Parte de ellas son quemadas en el Altar, y lo que resta es comido por los sacerdotes. Está prohibido mezclar miel o levadura en las ofrendas. La ofrenda de paz, de la cual una parte se quema y otra parte se come, puede ser de ganado, ovejas o cabritos. La Torá prohibe comer la sangre o “Jelev” (ciertas grasas del animal). Son detalladas las ofrendas que se hacen por pecados sin intención – cometidos por el Kohen Gadol, ( sumo sacerdote) por toda la comunidad, por el príncipe o por cualquier ciudadano.

<< capitulo anterior>>>                                                                                            << capitulo siguiente>>>

Anuncios


Categorías:estudios

3 respuestas

Trackbacks

  1. EL ORIGEN DIVINO DE LAS ESCRITURAS (parte 3) ” Pureza de labios” | Las Crónicas del Mesías
  2. EL ORIGEN DIVINO DE LAS ESCRITURAS (parte 5) “El sacrificio de Isaac” | Las Crónicas del Mesías
  3. EL ORIGEN DIVINO DE LAS ESCRITURAS (parte 6) “la dimensión profética” | Las Crónicas del Mesías

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: