Palabras hebreas “Exilio y Redención”

La única diferencia entre Exilio” (Galut) y Redención” (Gueulá) es por la letra hebrea Alef, que simboliza la revelación de lo eterno, que nos corregirá y ayudará a salir del Exilio.

La diferencia entre Galut y Gueulá, la diferencia entre Luz y oscuridad, es sólo la inyección de Luz del Creador. Cuando logras inyectar la Luz del Creador en cada situación de oscuridad, obtienes bendiciones más grandes de las que puedas imaginar. En consecuencia, uno de los más grandes regalos de Pascua es que queremos aprender, saber y tener una conciencia de lo que realmente está presente dentro de esos desafíos, de lo que está dentro de la oscuridad.

El pecado empequeñece a Dios en nuestras mentes y engrandece la autoestima. Al mismo tiempo nos aleja de Dios creando un exilio espiritual que equivale a una vida de oscuridad alejados de nuestra esencia y propósito para el que fuimos creados.

Se le dijo al pueblo de Israel que si pecaban serían castigados con el exilio en tierras lejanas, sirviendo a ídolos hechos por el hombre. Pecar quiere decir “errar al blanco”, olvidarse de su naturaleza y sus raíces, para caer en la oscuridad de la diáspora rodeado de culturas extrañas y ajenas a Dios  En la oscuridad de la diáspora, ellos se arrepienten de sus pecados y, mereciendo la Redención. Pero esta idea es difícil de comprender. ¿Cómo es que en el exilio hay esperanzas de retornar? En la Tierra Santa, donde la Presencia de Dios estaba manifiesta, pero la tendencia al mal termina con un acercamiento  al pecado. ¿Cómo puede haber alguna esperanza de que ahora, que en el exilio, lejos de la santidad y rodeados por culturas extrañas que propician el pecado, se pueda alcanzar la redención

Si miramos al exilio de esta manera, no hay esperanzas. Pero Dios desea nuestra redención. Su intención no es la venganza, el único motivo de Dios para el exilio es que “desde allí” Lo busquemos.

Dios permite que incluso aquéllos que han caído en los abismos más profundos puedan retornar a Él. Los descensos experimentados por cada alma son los exilios que debemos soportar.

Exilio es un estado de la mente, el exilio del alma. Como dice el dicho, “Una cosa fue sacar a los judíos de Egipto, pero algo enteramente diferente sacar Egipto de los judíos”. Las circunstancias físicas del exilio, inhibición, pobreza, opresión, aislamiento, tiranía, etc., son factores externos que producen cierto encuadre mental, un encuadre mental de exilio. No obstante, a veces, aun la ausencia de esos factores o incluso la presencia de exactamente los factores opuestos, aceptación, riqueza, libertad, asimilación, benevolencia, etc., pueden también producir una mentalidad de exilio.

Exilio significa estar alejado del hogar, estar forzado a deambular. Una persona con mentalidad de exilio es alguien que está alejado de su yo. Está obligada a deambular dentro y fuera de las circunstancias y obligaciones diarias que le impiden conectarse a sus más profundos deseos y expresiones y producen la limitación de un potencial. El pintor que trabaja en un banco es un pintor frustrado que vive en una clase de estado de exilio muy real, y limita su potencial.

Dentro de nosotros hay una  mezcla de anhelos y deseos, algunos de los cuales enriquecen la vida y otros amenazan con destruirla. Para enriquecer la vida, a veces es mejor abstenerse de perseguir deseos.

La copas de la redención

Las cuatro copas de vino representan y se corresponden con las cuatro expresiones de libertad y redención que la Torá utiliza para describir el éxodo. Como dice en Éxodo, capítulo 6:

“Y digo a los israelitas: ‘Yo soy el Señor, y yo os sacaré ( V’hotzeiti ) de debajo del yugo de los egipcios, te voy a (liberar. V’hitzalti ) de ser esclavos de ellos, y yo os redimiré( V’go’alti ) con un brazo extendido, y con juicios grandes y os tomaré por mi pueblo ( V’lakachti ), y yo seré vuestro Dios. Entonces sabrán que yo soy el Señor, tu Dios, que te sacó de debajo del yugo de los egipcios”.

Por ejemplo, cuando la Torá dice: “Yo os sacaré,” se trata de una llamada de atención, lo que significa que a veces sólo tenemos que tomar y salir de una situación difícil. A veces las cosas no son como las esperamos. Puede ser que sea un problema del barrio, una cuestión social o un problema laboral. Cuando las cosas no van como deberían, hay que salir, al igual que Dios sabía que era hora de sacarnos de Egipto.

La segunda expresión de la redención es: Yo te liberaré. La palabra hebrea V’hitzalti generalmente se refiere a una “solución rápida”, la necesidad de la ayuda divina. No hace falta decir que esta fue la experiencia del Éxodo – una secuencia sobrenatural entera de eventos que culminó en la liberación del pueblo judío durante la noche. V’hitzalti nos enseña que nunca debemos perder la esperanza; La salvación y la ayuda de Dios pueden venir más rápido que un abrir y cerrar de ojos. Nunca debemos perder la esperanza, no importa cuál sea nuestra situación. Incluso cuando nos sentimos que estamos en la parte inferior, se podrá subir rápidamente a la cima.

La tercera expresión es: Yo redimiré. ¿Qué es la redención? El diccionario traduce redención como: Rescatar o sacar de esclavitud al cautivo. El mensaje de V’go’alti es que aunque no lo merezcamos – Dios está allí. Dios concede la bondad y la misericordia aun sobre los que no merecen.

Por último, tenemos: Y yo os tomaré por mi pueblo. Esto simboliza las relaciones. La construcción de relaciones. Dios quería una relación con nosotros. Toda relación requiere de mucho trabajo. Ya sea con nuestros amigos, compañeros o cónyuges, una relación que nunca puede permanecer estancada. Siempre debe ser alimentada.

La Fiesta de la Pascua fue dada por Dios como un repaso de la primera venida de Jesús. La ceremonia de la Pascua se celebraba en memoria del pasado histórico y en preparación para el futuro.   La noche del quince de Nisán, Dios ordenó que el pueblo comiera el cordero con pan sin levadura y hierbas amargas, sus sandalias puestas y sus pertenencias empacadas y listas sobre sus hombros (Exodo 12:6,8,11), ya que esa noche debían de salir de Egipto. Asimismo, nosotros debemos estar prestos para aceptar a Jesús en nuestros corazones y abandonar Egipto, que representa al pecado y la idolatría de este mundo . El es nuestro salto hacia la liberación y redención de nuestras almas

 

 

Anuncios


Categorías:Sin categoría

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: