Resurrección, mas alla de la fe ” La atadura de Isaac”

Isaac no era un niño. Abraham alzó sus ojos y vio el lugar que estaba lejos, , y sucede que Abraham tomó la leña del holocausto y la puso sobre Isaac. Es decir, no solamente tenía que caminar una gran distancia, sino que debía de llevar la carga de la leña. Isaac era ya un hombre, un hombre consciente de lo que estaba haciendo, porque era una tipología, o una sombra del sacrificio de Jesucristo, el cual Él voluntariamente se ofreció llevando la leña, el madero, rumbo a la cumbre del Gólgota. Notemos las palabras que se están pronunciando en la escena: La primera vez que aparece la palabra amor está ligada al sacrificio, al mismo tiempo se menciona la adoración y todo envuelto en una fe por encima de lo normal. La fe la encontramos en las palabras de Abraham, cuando dice:

yo y el muchacho iremos hasta allí y adoraremos, y volveremos a vosotros“.

NOTAS BSI :

NOTAS BSIMuchos midrashim ven a Isaac como muerto, y la literatura judía está llena de referencias a la Akeda como si en realidad se hubiera muerto: la disposición de Avraham en sacrificarlo es porque tenia fe y amaba más a Dios. Por otro lado, Isaac termina en el en el jardin del Eden, un lugar de la perfección espiritual. Un segundo enfoque, siempre basado en la litersatua Judia se encuentra en otros midrashim, a Isaac se le describe como si se hubiera entrado en coma medico (κῶμα), o muerto en un sentido metafórico, dependiendo de los matices. Isaac se le ha retirado temporalmente al Jardín del Edén, tal como se lee en el Midrash HaGadol:

“A pesar de que Isaac no murió, se considerará como si hubiera muerto, y sus cenizas están en el altar… ¿Dónde estaba Isaac? Dios se lo llevó al Jardín del Edén, donde permaneció durante 3 años”.

La base de todo esto podria sustentarse que luego  de todo lo relatado, la Biblia describe el regreso de Abraham; pero no menciona que regresara con Isaac. Incluso el verbo que se utiliza al mencionar la vuelta de Abraham está en singular. De Isaac no se dice nada, a pesar que anteriormente Abraham había dicho que ambos iban a volver (Génesis 22:5)… por eso es la pregunta:

¿Qué pasó con Isaac?  Veamos nuevamente el versículo 19:

Génesis 22:19: Y volvió Abraham a sus siervos, y se levantaron y se fueron juntos a Beerseba; y habitó Abraham en Beerseba.

Notemos que desde ocurrido el sacrificio de Isaac en adelante, no se vuelve a hablar de Isaac sino hasta que le buscan novia. Incluso se menciona la muerte de Sara en el siguiente capítulo, en Génesis 23, y no hay ninguna mención de Isaac.

Génesis 23:1, 2: Fue la vida de Sara ciento veintisiete años; tantos fueron los años de la vida de Sara. 23:2 Y murió Sara en Quiriat-arba, que es Hebrón, en la tierra de Canaán; y vino Abraham a hacer duelo por Sara, y a llorarla.

Es extraño que en el momento de la muerte de Sara, madre de Isaac, éste no sea mencionado en ningún momento! Es indudable que aquí hay una enseñanza, puesto que si el sacrificio de Isaac representa la muerte y resurrección de Cristo, esta ausencia de Isaac representa el tiempo en el cual Jesús dijo que luego de su muerte no lo volverían a ver hasta que dijeran: Bendito el que viene en el nombre del Señor!

De todas formas aquí está la fe de Abraham, una fe que está sustentada  no en meras emociones, puesto que Dios le dijo que en Isaac le sería llamada descendencia (Génesis 21:12). Esto quiere decir que Abraham confió en Dios, y confió en el cumplimiento de su Palabra; pero la fe de Abraham no fue una fe evasiva (es decir, no es que Abraham pensaba que Dios iba a hacer algo para evitar que llegara ese momento); sino que Abraham estaba convencido que iba a la cumbre del monte Moriah para sacrificar a su hijo en holocausto, la fe de Abraham fue una fe en la resurrección, él creyó que Dios, luego que él lo ofrende a Isaac en holocausto, es poderoso para levantarlo de entre las cenizas. Porque holocausto es una ofrenda encendida (Levíticos 1:9), holocausto significa (todo quemado), leamos la Carta a los Hebreos:

Hebreos 11:17-19: Por la fe Abraham, cuando fue probado, ofreció a Isaac; y el que había recibido las promesas ofrecía su unigénito, 11:18 habiendo le dicho: En Isaac te será llamada descendencia; 11:19 pensando que Dios es poderoso para levantar aun de entre los muertos, de donde, en sentido figurado, también le volvió a recibir.

La atadura de Isaac

La Akedá (esta palabra denota la acción de atar a Isaac antes de colocarlo sobre el altar). Lo curioso es que Dios no dice a Abraham donde está exactamente el Moriah (Nota) (Monte del Templo), lugar donde debe realizarse el sacrificio, sino que simplemente le dice  “en una de las colinas”.

NOTAS BSI :

NOTAS BSIMoriah se puede traducir como monte de la enseñanza, La palabra Moreh significa maestro y en un sentido un maestro de las escrituras debe de hacer  ver o mostrar la parte no revelada en el “corazón”de las escrituras.

¿Qué característica tiene este Moriah? ¿Por qué fue elegido? Sólo sabemos una cosa: no es la primera vez que suceden grandes acontecimientos en ese lugar. Ya diez moriahgolgotageneraciones antes de Abraham. Según la tradición Judia Nueve generaciones antes de Noé, los hijos de Adán, Caín y Abel, ofrecieron sus propios sacrificios a Dios; uno fue aceptado, el otro rechazado. Y esto también sucedió en Moriah. Pero incluso antes de Caín y Abel, en los amaneceres de la historia, ¿Y de dónde sacó Dios el polvo con que dio vida a Adán? Lo tomó, dice Maimónides, reflejando una antigua tradición judía, de este mismo lugar misterioso que luego se llamaría Moriah (Bet Ha-bejirá 2:2).

Está claro entonces que ese lugar hacia donde se dirige Abraham con su hijo Isaac para realizar el sacrificio, no es un sitio geográfico común. Tiene todo un significado histórico, lleno de recuerdos y visiones que nos permite moriah /golgota relacionarnos con nuestros antepasados. Este lugar será llamado Jerusalén más adelante. Se construirá el Templo en este sitio de donde “saldría la palabra del Señor “, las enseñanzas de Dios a la humanidad. Esta será la Ciudad Santa, fuente del poder espiritual de Israel  y morada terrenal de la “Shejina”  (la presencia divina), ciudad amada de Dios. Será el escenario de las batallas más obstinadas de Israel, verá exilio, sitio y destrucción, pero luego vendrán el renacimiento, restauración y redención. Se la disputarán las naciones más poderosas de la historia, pero siempre pertenecerá a los hijos de Abraham. Será una ciudad que incluso en la segunda mitad del siglo XX ,unos cuatro mil años después, aún estará en primera plana y será lo más importante en la conciencia de  Israel. En ese mismo lugar el Mesías entregara su vida por la humanidad y en es mismo lugar volverá como Rey y Sacerdote para Juzgar a toda la humanidad.

NOTAS BSI:

NOTAS BSISimilitudes entre Isaac y Jesús:

Los dos son llamados hijo único.

Los dos son ofrecidos como sacrificio.

Los dos cargaron el madero en sus hombros.

Los dos fueron ofrecidos en el Monte Moriah (El lugar del Templo).

En los dos pasajes aparece un ángel: Yeshua el ángel de Yahweh.

En los dos pasajes aparece la frase: tercer día.

Un carnero reemplaza a Isaac: Jesús es el carnero en Yom Kippur.

Los dos son la simiente de bendición para toda la tierra.

Este lugar no siempre se llamó Jerusalem. Tuvo otros nombres antes. ¿De dónde proviene entonces este nombre que conocemos hace miles de años? (En las escrituras un nombre no será nunca casual, porque de él derivamos la esencia de un objeto o persona). ¿Cuál es la esencia de esta Ciudad Santa, generadora de nuestro poder espiritual?.

Existe un Midrash (Nota) fascinante: Uno de los hijos de Noé, Shem, ya había dado un nombre a este lugar. Shem fue el precursor de los Semitas; vivió nueve generaciones antes de Abraham. Shem gobernó esta área donde han sucedido tantas cosas. Se le identifica en el Génesis como el” Rey Malquizédek de Salem”, porque él dio a este lugar el nombre de Shalem, que significa “perfección”. El Midrash prosigue con lo siguiente: Abraham también dio un nombre a este sitio. Lo llamó Yiré, que significa “él verá”. Dios quería que tuviera un nombre permanente. Se dijo entonces: Shem le puso Shalem y Abraham, Yiré. ¿Debo llamarla Yiré? Shem se ofendería. ¿Y si le pongo Shalem? Ofendería a Abraham. Combinaré los dos nombres. Llamaré este lugar sagrado “Yiré-Shalem”, que ha derivado en el nombre actual Yerushaláyim, Jerusalem.

NOTAS BSI:

NOTAS BSIMidrash (מדרש; “explicación”, plural midrashim) es un término hebreo que designa un método de exégesis de un texto bíblico,dirigido al estudio o investigación que facilite la comprensión de la Torá. Proviene etimológicamente del verbo hebreo darâsh, que significa «buscar, investigar, estudiar»

Yiré. “Dios verá o mostrará”. Es un nombre muy peculiar, ¿Qué representa realmente?

Al revisar la narrativa de La Akedá vemos que la raíz “ra-á”, “ver” o “mostrar” tiene distintos usos. En camino a la Akedá, el inocente Isaac (Nota) dice a su padre, “Tienes todas las cosas para un sacrificio, ¿Pero dónde está el cordero para la ofrenda? ” Su padre le contesta, “Dios nos mostrará el cordero”. Más tarde, cuando Abraham está listo con el cuchillo en la mano para sacrificar a su hijo, su mano es detenida y un carnero, atrapado en los matorrales, es ofrecido en lugar de Isaac. Y el relato termina, “y Abraham, llamó a este “, “Dios verá”; así como se dice, “en la montaña del Señor, Dios será visto”. Debemos recordar que cuando Dios comenzó a revelarse a Abraham, en el capítulo doce del Génesis, Dios le ordenó que dejara su ciudad natal para ir “a un lugar que te mostraré”. Estos son todos pasajes muy significativos

NOTAS BSI:

NOTAS BSIIsaac tenía 37 años de edad al momento que fuera con su padre al monte Moriá, lo sabemos por el mismo texto implícito en las escrituras .

¿En dónde está implícitamente denotada la edad del patriarca? Si miramos el contexto en el cual se desarrolla la narración de

“la atadura de Itzjac”, también conocida como “sacrificio de Itzjac”, encontramos que inmediatamente tras de ese suceso la Biblia señala:

“Fueron las vidas de Sara: 100 años y 20 años y 7 años; éstos fueron los años de Sara. Sara murió en Quiriat-arba, es decir, Hebrón, en la tierra de Canaán, y Avraham [Abraham] vino a hacer duelo por Sara y a llorarla.”(Génesis 23:1-2)

Si Sará tenía 127 años de edad al momento de la “atadura de Itzjac”, y tenía 90 años cuando nació su hijo… la cuenta resultante es muy sencilla: 37 años.

las piedras hablan 1

El Autor del blog “Las Crónicas del Mesías” en Jerusalem

¿Qué significa la palabra Yiré? Literalmente, “Dios verá o mostrará”; es decir, quizás no veamos, no comprendamos, pero Dios sí ve, y finalmente nos muestra por qué se hacen algunas cosas y suceden ciertos acontecimientos, esto es lo que nos dice Abraham. La esencia de este lugar sagrado, la esencia de nuestra fe, no está principalmente en el estudio, ni en la lucha por conocer y saber, ni en la mente. La esencia de nuestra fe está en el corazón, en nuestra plena confianza en Dios, en nuestra sumisión a Dios, en dar nuestro corazón a Dios.

Esta visión de Abraham no es intelectual ni racional. Es una entrega total a Dios, incluso más allá de lo lógico. Se hicieron muchos sacrificios antes de Abraham: Adán, Caín, Noé. Pero nadie antes de Abraham había entregado todo su ser: su hijo ,su futuro, su destino, su comprensión lógica de Dios. Abraham está listo para dar todo. Yiré: Nosotros, no vemos  el futuro ni el presente; puede ser sombrío, estar oculto en las tinieblas, tras unas nubes negras.  Pero confiamos plenamente en El porque Yiré. El ve. De aquí viene el nombre de Jerusalem, “Yire” , Dios mostrara, hara ver y “Shalem” paz, equilibrio y perfección.

 

Abraham ha revelado el sentido de Jerusalén con respecto a este mundo. Isaac ha manifestado su sentido con respecto a los tiempos mesiánicos, es decir, a la relación del hombre con el hombre. Pero Jacob nos ha otorgado el tercer sentido, con respecto al mundo futuro, es decir, a la relación del hombre con Dios. La “Jerusalén celestial” verdadera es aquella que construye el propio Dios, así como ha creado el mundo, en el amor. Tras la Jerusalén terrestre debe encontrarse la Jerusalén celestial. Pero tras ésta se oculta, invisible y sin embargo cuán presente, la auténtica Jerusalén, que es, como afirman los  judíos, “el cielo de los cielos”, el principio de la trascendencia misma.

 

Anuncios


Categorías:estudios

2 respuestas

  1. Mi estimado José,

    buenas tardes!

    Siempre valoro y tengo en altísima estima sus estudios y enseñanzas.
    Tenía entendido que la fe de Abraham también se sustentaba en el hecho de que ya había podido ver por visión y revelación la resurrección de Jesucristo, conforme a Juan 8:56. Ya había conocido el poder de Dios para resucitar a los muertos.

    Le envío cordiales saludos desde Argentina.
    Que Dios lo bendiga y prospere todo lo que Ud. emprenda,
    Philip

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: