Palabras hebreas :”Debekut” la unión o fusión mística con Dios

“A ti se aferra (debekut) mi alma; tu diestra me sostiene”. (Salmo 63:8)

La mística (del verbo griego myein, «encerrar», de donde mystikós, «cerrado, arcano o misterioso») designa un tipo de experiencia muy difícil de alcanzar en que se llega al grado máximo de unión del alma humana a Dios durante la existencia terrenal.

En este salmo la palabra “aferra” en otras versiones aparece como “pegada” se usa la palabra ”dabak” en hebreo que en su significado mas profundo quiere decir estar fusionado, ser uno con Dios. En la ética y mística hebrea se usa el termino debekut que es un estado de adhesión profundo con el creador, cuando lo creado y el creador son una misma cosa eso y hay una devoción constante, aunque eso no nos hace dioses pero su poder nos sostiene, no nuestro poder “…tu diestra me ha sostenido”.

Jesús era su oración y deseo una  unidad profunda y mística:

para que todos sean uno. Como tú, oh Padre, estás en mí y yo en ti, que también ellos estén en nosotros, para que el mundo crea que tú me enviaste. La gloria que me diste les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno: yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfeccionados en unidad, para que el mundo sepa que tú me enviaste, y que los amaste tal como me has amado a mí.  (Juan17:21 al 23)

La mística hebrea dice:

“El hombre debe  liberarse de sí mismo y entregarse a la divinidad, al hombre que corre y se apresta a romper su envoltura física para perderse en la Divinidad, al hombre que corre para salirse de sí y quedar fijo en el éxtasis uniendo así su espíritu al Espíritu, a ese hombre se le dice: párate, tu no puedes quedarte aquí, vuelve pues hacia ti, no tardes en descender a la tierra que Dios ha dado a los hombres y lleva contigo las luces que has recogido en ese instante en que unificado en tu ser y espiritualizado en tu cuerpo… has pensado ver a Aquél que afirma: “ningún hombre puede verme y vivir”.

“A pesar de ello el hombre que alcanza un estado de apego e iluminación con todos los riesgos que la experiencia implica tiene a su “regreso” dos funciones: iluminar, purificar, e espiritualizar a los hombres, es decir, despertar a su alma divina, elevarla, llevarla a su raíz superior, según la pertenencia original de cada alma. Y la otra es trabajar sobre la tierra y preparar una morada para la Shejiná(la presencia divina); pues Dios desea habitar abajo, entre los hombres y establecer aquí su reino. De esta manera se cumple el anhelo de corrección del mundo a través del establecimiento de la luz que le es dado traer a cada hombre, a cada pueblo.”

El místico no trabaja para si mismo o solamente para su propia elevación personal, lo hace para traer luz a los demás no hay que confundirlo con un tipo de ascetismo aislado del mundo. El verdadero mastico establece una relación vertical con Dios para luego establecer una relación horizontal con los demás, revelando el amor de Dios en su faceta mas profunda.

Ver mas en :Teresa de Avila, el Talmud y la mística Hebrea

 

 

Anuncios


Categorías:Articulos

1 respuesta

  1. Gracias Pastor por su dedicación y esmero, trae luz y revelación continuamente a mi vida espiritual convirtiendo este sitio en un oasis, un remanso de paz.
    El Señor continúe bendiciendote su vida, familia y ministerio

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: