Hierosolyma Est no Perdita (Jerusalem no esta destruida)

EL ORIGEN DE HIP,HIP ¡HURRA! 
Imagen
Los nazis, así como otros antisemitas activos a lo largo de la historia, emplearon estas palabras para herir los sentimientos de los judíos.
Es que debemos saber el origen de la exclamación “hip, hip, ¡hurra!”, para comprender su gravedad.
Hace alrededor de 1900 años, en manos del general Tito, cayó Jerusalén y el Templo santo fue puesto en llamas y arrasado, los soldados romanos trasmitieron este mensaje codificado: “HEP”.
Aquellos entre nuestros enemigos que estaban al tanto de la clave al oír el mensaje soltaban un jubiloso: “¡Hurra!”.
¿Qué era el HIP?
“Hierosolyma Est Perdita”, que en latín significa aproximadamente “Jerusalén ha caído o está perdida”.
Mas tarde, el emperador Adriano, elevaba su copa diciendo: “ HEP, HEP y el senado de Roma replicaba un airoso: “¡Hurra!
En la mitología griega, Ares (Hurra) se considera el dios olímpico de la guerra, aunque es más bien la personificación de la fuerza bruta y la violencia, así como del tumulto, confusión y horrores de las batallas, en contraposición a su hermanastra Atenea, que representa la meditación y sabiduría en los asuntos de la guerra y protege a los hombres y sus habitaciones de sus estragos. Los romanos lo identificaron con Marte, dios romano de la guerra y la agricultura (al que habían heredado de los etruscos), pero éste gozaba entre ellos de mucha mayor estima. Los romanos invocaban a Hurra como dios de  la guerra.
A veces, sin saberlo, estábamos siendo partícipes de esta expresión anti semita que ha trascendido a través de la historia.
En hebreo la palabra Jerusalem expresa gramaticalmente que es un dual, es decir tiene un doble valor, la celestial y la terrenal. Aunque los romanos lograron destruir la terrenal  que no es mas que un reflejo de la Celestial  “LA CIUDAD DE DIOS” en ningún momento ha sido destruida por nadie y volverá a resurgir como nunca se ha visto antes.“La ciudad no tiene necesidad de sol ni de luna que la iluminen, porque la gloria de Dios la ilumina y el Cordero es su lumbrera. y las naciones andarán a su luz, y los reyes de la tierra traerán a ella su gloria”. (Apocalipsis 21:23,24)

 

Anuncios


Categorías:Articulos

Etiquetas:

2 respuestas

Trackbacks

  1. “No soy una perra judía” | Las Crónicas del Mesías
  2. Hierosolyma Est no Perdita (Jerusalem no esta destruida) – Las Crónicas del Mesías

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: