El Nombre de Dios 1ª Parte : “Invocar”

Invocar el Nombre.

Cuando en el judaísmo se habla de jilul Hashem, “la profanación del nombre de DIOS”, no es un daño a la forma de pronunciar el Nombre, es un daño a la reputación del Ser, por eso los judíos están llamados al “Kidush Hashem” o a “Santificar el nombre”.La oración de Jesús, como buen judío que era, en el “Padre nuestro”, habla de Santificar su Nombre. El padre nuestro si se analiza bien es una oración Judia.

Vosotros pues, orad así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. (Mateo 6:9).

El vocablo “jujal” es un verbo relacionado con la palabra “Juliin”, profano. Se comenzó a llamar a los nombres de las personas y los nombres de los ídolos con el nombre de Dio de este modo convirtiéndolos en objetos de culto idolatra y llamándolos divinidades.

Y a Set también le nació un hijo, y llamó su nombre Enós. Entonces se empezó a invocar ( Kujal/profanar) el nombre de YHVH. (Genesis 4:23)

La raiz “jal” da origen a diversos términos con diferente significado. En este caso, al verbo “ajal”, comenzar, principiar, cuyo pasivo es “jujal”. Este es su significado literal en el versículo. Sin embargo puesto que en cierto sentido su inserción aquí esta de mas (ya que para el desarrollo de la narración bastaba con escribir “entonces llamaron el nombre del Eterno”), la interpretación como relacionado con “jul:, profano, aludiendo al hecho de este “comienzo” implicó una profanación del Nombre de Dios. La Torah suele utilizar términos etimológicamente relacionados entre si, aunque de distinto significado, para remitir de un concepto a otro y asi aumentar la posibilidad de significados del texto.

Enosh significa hombre, mortal,  pero mas debilitado que Adam por eso no es de estrañar que a partir de el se empezara a invocar erróneamente el Nombre de Dios, provocando la profanación. Por eso dice:

¡Oh YHVH, Señor nuestro, Cuán glorioso es tu Nombre en toda la tierra! Has puesto tu majestad sobre los cielos. De la boca de los niños y de los que maman, Estableciste la alabanza frente a tus adversarios, Para hacer callar al enemigo y al vengativo.Cuando contemplo tus cielos, obra de tus dedos,° La luna y las estrellas que Tú afirmaste, Digo:° ¿Qué es el hombre (Enosh) , para que te acuerdes de él, El hijo de Adam, para que lo consideres? (Sal 8:1 al 5)

 Este Salmo hace referencia al Nombre de YHVH y su Gloria. La pregunta habla de Enosh como hombre corriente sin ningún anelo espiritual , se duda de su consideración y se establece una distancia , aunque es hijo, con Adam no teniendo la misma fuerza y transcendencia espiritual que Adam.

¿Tiene El Todopoderoso un Nombre?

En el pensamiento judío, el nombre no es una designación arbitraria o un grupo de sonidos.  El nombre nos dice la naturaleza, la esencia, la historia de aquel que es designado con él.   Muchas discusiones giran en torno a El Nombre de Dios contenido en las letras hebreas YHWH, muchas connotaciones han surgido alrededor de esas 4 letras, todas ellas muchas veces deformadas dando a Dios un nombre que ni siquiera pasa por la mente de un pueblo que por cientos de años ha preservado la pureza de dicho nombre y a quien se le acusa de no querer revelarlo.

Ese innombrable Nombre que a ciencia cierta y la verdad sea dicha, aunque quizás causaré disgusto al decirlo, NADIE sabe, prueba de ello es que al no saberlo han surgido 22 formas entre los cristianos y ahora en los llamados mesiánicos de pronunciación distinta, aun así surgen las más absurdas discusiones y peleas por un nombre que nadie conoce, pues si fuera conocido el primero en pronunciarlo sería el pueblo judío a quien El Todopoderoso escogió para ser luz a las naciones y para llevar la delantera en su plan divino.

¿Cuál es El Nombre verdadero?

Durante mucho tiempo el pueblo judío le ha llamado ADONAY (El Eterno, Hashem, ) él catolicismo paso ha llamarle YAHVÉH, luego el protestantismo paso a llamarle JEHOVÁH, y ahora los mesiánicos pasan a llamarle de diversas formas entre ellas las más comunes YAHWÉH, YIHWÉH, YAHUWÁH, En escena fuera del concepto judaico tenemos tres nombres debatiéndose entre sí, el nombre YAHVÉH surgido de la mente de un hebraísta católico, el JEHOVÁH, surgido de un mal entendimiento protestante y el YAHWÉH, originado por un líder mesiánico.  Todos estos sustentándose porque una biblia supuestamente lo dice, o porque es el nombre que el fundador de cierto grupo religioso así indicó, pero quién no nos asegura que la biblia tiene sus partecitas oscuras y pequeña o medianamente manipuladas, y que esos líderes tan “religiosamente” también surgidos de religiones cristianas de occidente tienen sus oscuras intenciones al llevar a sus seguidores a pronunciar nombres de quién sabe qué dios.

Al final todos invocaremos el Nombre de Dios como dice el profeta:

“Para ese entonces purificaré los labios de los pueblos, para que todos invoquen el nombre de YHVH, y le sirvan de común acuerdo”.(Sofonías 3: 9)

 Pureza de labios.

 Los sabios y profetas como Sofonías no anhelaban los días del Mesías con la finalidad de ejercer control sobre el mundo, o de sojuzgar a las demás naciones, o de disfrutar de comida y bebida; sino por la oportunidad que ganarían de estudiar las escrituras y su sabiduría, al margen de obligaciones y de ocios, a fin de merecer el Mundo por Venir, lo que los cristianos llamamos vida Eterna. Por tanto, en esa Era no existirá el hambre o la guerra, ni la envidia o la competición, sino que la buena voluntad prevalecerá, y todas las cosas buenas serán tan abundantes como el polvo; el mundo se esforzará sólo por conocer a Dios,

“pues la tierra se llenará con el conocimiento de Dios como las aguas cubren los océanos.” (Isaías 11)

Estas promesas no fueron dirigidas sólo al pueblo judío, sino que se extienden al mundo entero, como nos hace saber el profeta Sofonías (3:9) en el versículo a que aludimos “Porque entonces volveré a las naciones la pureza de labios, para que invoquen el nombre de Dios, para que le sirvan de común consentimiento.”

Cuando en Babilonia la humanidad que hablaba  un solo lenguaje, en este caso estaba unida para hacer lo malo. Dios confundió la lenguas para deshabilitar esta unidad enfocada hacia la maldad mas absoluta. Si analizamos Sofonías 3:9 vemos que la pureza de labios tiene el propósito es para servir en común a Dios.

Actualmente hay miles de denominaciones cristianas que hacen que el cristianismo tenga una personalidad múltiple. Todos dicen ser cristianos y cada uno estar en posesión de la verdad, creando un trastorno de identidad o personalidad disociativo aplicando nombres diferentes al verdadero nombre del Eterno.

Anuncios


Categorías:estudios

6 respuestas

Trackbacks

  1. El Nombre de Dios 4ª Parte : “SHADAI” | Las Crónicas del Mesías
  2. El Nombre de Dios 5ª Parte : YHVH “para mas I.N.R.I.” | Las Crónicas del Mesías
  3. El Nombre de Dios 6ª Parte :La bendición Sacerdotal y Leonard Nimoy | Las Crónicas del Mesías
  4. El nombre de Dios 5 ª parte,”Ish e Isha” | Las Crónicas del Mesías
  5. Especial Rosh Hashana “El origen del saludo vulcano” – Las Crónicas del Mesías
  6. Rosh Hashana “El origen del saludo vulcano” – Las Crónicas del Mesías

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: