“No soy una perra judía”

Aurora digital refleja esta noticia:

“Es prácticamente inimaginable que al intendente deppjudiaTel Aviv, o al de alguna otra localidad israelí, se le ocurriera decir algo así como que “no es un perro español”. Se trata de algo absolutamente impensable.

No obstante pareciera que la combinación de las palabras “perro” y “judío” es inseparable del repertorio idiomático ibérico. Al menos así lo señaló Mariola Vargas, la nueva alcaldesa de Collado Villalba, de la comunidad de Madrid, para tratar de explicar el haber utilizado esa expresión durante un “examen” que promovió el Partido Popular de Madrid a los candidatos de su formación a las Alcaldías.

Durante esta “prueba” ante la prensa e integrantes de su partido, al ser preguntada por la pérdida de ingresos que le acarrea estar en el Ayuntamiento, la nueva alcaldesa respondió “No soy una perra judía. Gano mil euros más al mes como médico”.

Vargas manifestó luego que pidió perdón “por escrito” a la Federación Española de Comunidades Judías por haber utilizado una “expresión coloquial” que fue “muy desafortunada”.

“Utilicé una expresión coloquial, muy madrileña, pero muy desafortunada”, explicó.

“Sabéis que yo soy una mujer muy religiosa y mi doctrina me indica todo lo contrario, que tengo que rezar por todo el mundo. Cuando dije perro judío era una expresión coloquial, sin más”, añadió.”

El antisemitismo en el subconsciente colectivo.

Estas emanaciones del lenguaje contra el pueblo Judío no son nuevas en España, estas yacen en el subconsciente manifestando un odio ancestral por todo lo Judío. Es tan irracional que esta señora puede decir que es cristiana y olvidar que Jesús era un Judío que guardaba las costumbres Judías de su época.

Alguna vez escuchaste la frase “martes, no te cases ni te embarques”? . Los judíos , según su costumbre se embarcaban y se embarcaban los martes Esta costumbre se fundamenta en el relato de la Creación, ya que al tercer día de la creación, Dios dijo dos veces  “es bueno“. El Martes equivale al tercer día de la semana según las escrituras, nuestro martes.

Como señal para que el viaje en barco sea bueno doblemente bendecido  o el  matrimonio no se separe, y sea de bienestar  y con bendiciones que se suele contraer enlace dicho día. Mas tarde se añadió el famoso Martes y trece, como algo negativo y supersticioso, pero lo mas grave es que esas tradiciones supersticiosas nos alejan de la verdad de Dios. El antisemitismo ancestral e inherente en el subcosciente colectivo , como diria el famoso psicologo  C.Joung, se encargaría de agravar mas la situación siendo motivo de sospecha y  persecución a los que en este día se casaban o se embarcaban

Tambien la palabra marrano , que luego se relacionara con los cerdos, es un término que hace referencia a los judeoconversos de los reinos cristianos de la Península Ibérica que “judaizaban”, es decir, que seguían observando clandestinamente sus costumbres. Hay mas expresiones como “que te den morcilla” o “no escupas que es de Judíos”  y seguro que el que lee este articulo puede recordar alguna mas.

Temor irracional al trece

En psicología el temor irracional al número trece se denomina Triscaidecafobia y se afirma que personajes históricos como Napoleón, el millonario J. Paul Getty y el presidente de Estados Unidos Franklin D. Roosevelt le tenían miedo a este número. Por ejemplo, Roosevelt nunca asistía a cenas con 13 invitados ni viajaba el día 13. Siendo consecuente con su Triscaidecafobia, Roosevelt realizó su viaje final el 12 de abril de 1945.

Resulta  sorprendente que un número, una cifra que Occidente considera negativa, sea tan positiva para los judíos. Es importante notar que el número 13 no representa la mala suerte en la tradición judía o numerología. Normalmente escrito como yod-guímel [יג], el 13 tiene el valor numérico de la palabra ahavá (“amor,” con las letras alef-hei-bet-hei) [אהבה] y de ejad (“uno,” como en la declaración diaria de que Dios es Uno, con las letras alef-jet-dalet) [אחד]. Trece es la edad de la responsabilidad, cuando un niño se convierte en “hijo del pacto,” o bar-mitzvá. Clamamos por la misericordia de Dios al recitar los Trece Atributos de Misericordia, según Éxodo 34:6-7. Rambam  el filósofo judío del siglo 12, también conocido como  Maimónides,  resumió las creencias básicas del judaísmo en una lista de Trece Principios.”

La lengua.

Si no podemos controlar la lengua no podemos controlar nuestros cuerpos y ¿si no podemos controlar nuestras palabras como vamos a poder contener nuestros peores instintos?. Ya lo decía Santigo (3:3 al 6):

Ahora bien, si ponemos el freno en la boca de los caballos para que nos obedezcan, dirigimos también todo su cuerpo.
Mirad también las naves; aunque son tan grandes e impulsadas por fuertes vientos, son, sin embargo, dirigidas mediante un timón muy pequeño por donde la voluntad del piloto quiere.
Así también la lengua es un miembro pequeño, y sin embargo, se jacta de grandes cosas. Mirad, ¡qué gran bosque se incendia con tan pequeño fuego!
Y la lengua es un fuego, un mundo de iniquidad. La lengua está puesta entre nuestros miembros, la cual contamina todo el cuerpo, es encendida por el infierno e inflama el curso de nuestra vida.

¿Hip,hip, hurra?  (ver articulo anterior).

ImagenLos nazis, así como otros antisemitas activos a lo largo de la historia, emplearon estas palabras para herir los sentimientos de los judíos.
Es que debemos saber el origen de la exclamación “hip, hip, ¡hurra!”, para comprender su gravedad.
Hace alrededor de 1900 años, en manos del general Tito, cayó Jerusalén y el Templo santo fue puesto en llamas y arrasado, los soldados romanos trasmitieron este mensaje codificado: “HEP”.
Aquellos entre nuestros enemigos que estaban al tanto de la clave al oír el mensaje soltaban un jubiloso: “¡Hurra!”.

¿Qué era el HIP?

“Hierosolyma Est Perdita”, que en latín significa aproximadamente “Jerusalén ha caído o está perdida”.

Mas tarde, el emperador Adriano, elevaba su copa diciendo: “ HEP, HEP y el senado de Roma replicaba un airoso: “¡Hurra!.

En la mitología griega, Ares (Hurra) se considera el dios olímpico de la guerra, aunque es más bien la personificación de la fuerza bruta y la violencia, así como del tumulto, confusión y horrores de las batallas, en contraposición a su hermanastra Atenea, que representa la meditación y sabiduría en los asuntos de la guerra y protege a los hombres y sus habitaciones de sus estragos. Los romanos lo identificaron con Marte, dios romano de la guerra y la agricultura (al que habían heredado de los etruscos), pero éste gozaba entre ellos de mucha mayor estima. Los romanos invocaban a Hurra como dios de  la guerra. Cuando dices el anacronismo “hip” estas diciendo con alegría que Jerusalem ha caído y dices”hurra” invocas al dios romano de la guerra y la violencia.

A veces, sin saberlo, estábamos siendo partícipes de esta expresión antisemita que ha trascendido a través de la historia.En hebreo la palabra Jerusalem expresa gramaticalmente que es un dual, es decir tiene un doble valor, la celestial y la terrenal. Aunque los romanos lograron destruir la terrenal  que no es mas que un reflejo de la Celestial  “LA CIUDAD DE DIOS” en ningún momento ha sido destruida por nadie y volverá a resurgir como nunca se ha visto antes.

“La ciudad no tiene necesidad de sol ni de luna que la iluminen, porque la gloria de Dios la ilumina y el Cordero es su lumbrera. y las naciones andarán a su luz, y los reyes de la tierra traerán a ella su gloria”. (Apocalipsis 21:23,24)


 

Anuncios


Categorías:Articulos

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: