No, cerdo no!… ¿No?

No, cerdo no!… ¿No?
Por R’ Aaron Schlezinger

“El cerdo, es un mamífero totalmente diferente a los que frecuentemente se ingieren; es común en las personas considerarlo un animal detestable, sucio y que trae enfermedades. En la jerga callejera, es común escuchar de boca de aquellos que ofenden inescrupulosamente a su prójimo, términos como: “¡Eres un cerdo!”. “¡Cochino!”. “¡Chancho!”. “¡Puerco!”.

Informes de expertos declaran, que la composición de la carne de cerdo, es realmente perjudicial para la salud de la persona, pues en este animal, la grasa es intra-celular, vale decir esta dentro de la celula, mientras que en otras especies – vacas, ovejas, ciervos carnero – está está fuera de la célula en el tejido conectivo. Sin embargo siempre existe la posibilidad de hallar en algunas reses muy viejas tambien pequeñas cantidades de grasa dentro de la célula, pero en el cerdo particularmente, el porcentaje de grasa es muy alto. Lo anteriormente afirmado se puede comprobar realizando un experimento muy sencillo, al colocar un trozo de carne magra de cerdo en una sartén caliente, de inmediato la grasa saldrá despedida de la carne y esta comenzará a fritarse “en su propia salsa”.

Ahora bien, puesto que la grasa de puerco contiene el doble de calorías que los hidratos de carbono y las proteínas, lo primero que el cuerpo hace con ella es almacenarla en el tejido conectivo. Esto explica la gran cantidad de obesos entre los comedores de cerdo. La de ellos, es una grasa firme y dura, difícil de desmontar.

La grasa siempre está asociada al colesterol. Las macro-moléculas están cargadas de colesterol y juegan un papel importante en la hipertensión y en la arteriosclerosis. Se las considera factores adicionales en el infarto del miocardio y en las coronariopatías, en las afecciones circulatorias de la periferia especialmente en combinación con nicotina. La mayoría de la gente sabe que el cerdo es un animal capaz de comer basura y revolcarse en el barro; por esta razón, aunque desconozcan los efectos que ocasiona la carne porcina a la salud, de todos modos, consideran al puerco, un ser detestable, y abominable por su conducta.

Existen, no obstante, aquellos que pese a este cuadro expuesto, consumen carne porcina. Ello se debe a que son personas poco reflexivas, y no piensan en el origen y procedencia de lo que llevan a su boca, ni en las consecuencias para la salud que ello puede acarrear. Es algo similar a lo que acontece con el fumador, quien cuando se inicia en este hábito, seguramente ya ha escuchado muchas veces lo que sucede finalmente con un gran porcentaje de los fumadores, pero, cuando fuma, no considera nada de esos informes y sugerencias, prefiriendo “disfrutar de la vida”, sin pensar en lo que puede ocurrir en el futuro.

El individuo que come cerdo, demuestra una gran falta de responsabilidad en el cuidado de su propia salud, al ingresar las carnes porcinas a su organismo. Además, deja al descubierto su total falta de coherencia, en el momento en que le surge insultar a sus semejantes, pues en esa oportunidad les dice: “¡Eres un cochino!”. ¡Cerdo!. ¡Puerco!. Desprecia a los otros, utilizando lo que él mismo lleva a su boca.

El cuadro anteriormente descrito permite vaticinar que nadie desearía compararse ni asemejarse a este tipo de animales y sería una verdadera hipocresía pretender, tal como se dijo del mono, que los seres humanos provienen del cerdo, dadas las enormes diferencias entre ambas especies.¿Quién puede elevar al cerdo?

El informe que presentaremos a continuación, seguramente provocará un marcado cambio con respecto a este enfoque popularizado.

Los seres humanos, como es sabido, comúnmente sufren enfermedades. Muchas veces, los médicos comprueban que ya nada se puede hacer por el paciente, dado que su hígado u otro órgano se encuentra destruido, a veces las válvulas cardíacas ya no pueden seguir funcionando. En muchos casos las horas del afectado están contadas, a menos que se realice un transplante urgente, pero, para que esto pueda hacerse, deberá aparecer algún donante, que suministre el órgano necesario.

Las grandes eminencias en el campo de la medicina lograron realizar con éxito sustituciones de órganos, remplazándolos por el de un donante humano, lo que conocemos hoy en día como transplante de órganos. Desde que el Doctor Christiaan Barnard hiciera su primer trasplante de corazón en Sud Africa, la técnica de trasplantes de órganos se ha generalizado en la práctica médica por todo el mundo, habiendo alcanzado altísimos niveles de perfección.
Sin embargo un gran problema comenzó a suscitarse, la demanda de órganos comenzó a crecer, y los donantes no eran suficientes. Por este motivo, los médicos pensaron en la posibilidad de recurrir a especies animales como donantes de órganos (xenotransplantes).

Podíamos pensar que la utilización de órganos procedentes de monos tendría lógica dada su supuesta proximidad evolutiva con la especie humana; por esta razón se pensó en ellos en un comienzo como potenciales abastecedores de órganos. Sin embargo hubieron desde el comienzo varios problemas, el primero fue la diferencia de tamaño de los órganos entre las especies; sin embargo, ante la ausencia de otra alternativa, se realizaron muchos xenotrasplantes de riñón, corazón, hígado y médula ósea procedentes mayoritariamente de chimpancé y mandril con resultados negativos en la mayoría de los casos.
Otro problema con el que los médicos se encontraron fue la falta de compatibilidad, y además el rechazo provocado por el organismo humano fue absoluto.

El tercer problema fueron las innumerables enfermedades transmitidas a través de los órganos procedentes de los simios, las cuales resultaban letales en muchos casos para el paciente trasplantado. Las dificultades experimentadas con los transplantes de órganos proveniente de monos, provocó que se deje de lado esta hipótesis, basada en una fantasía evolucionista de parentesco entre el hombre y el mono, y se comience a buscar otro animal más compatible y que fisiológicamente se asemeje más al hombre para poder proveerle de órganos sustitutos.

Lo mas sucio y lo “más limpio”

Los investigadores sabían que la demanda de órganos es cada vez mayor, por lo que urgía encontrar una solución a este tema.
Aunque parezca raro, ¿en qué animal pensaron los científicos?. Ni más ni menos, en el cerdo.

Las cifras son aterradoras la cantidad de pacientes que esperan un trasplante de órgano es inmensa, por eso, los científicos, buscando una solución al dilema, estudiaron el desarrollo y estructura molecular del cerdo. Los hombres de ciencia quedaron sorprendidos por la enorme similitud que presenta este animal con la raza humana. Se ha podido apreciar claramente, que en la fase fetal, un porcino de 21 días, es sorprendentemente similar a un feto humano de 31 días. También se pudo contemplar la enorme similitud entre un embrión humano de 9 semanas, a uno de cerdo de 8 semanas.  Sólo para tener una idea de la importancia que el cerdo puede asumir en la área de donación de órganos para el hombre, presentamos las estadísticas de EE.UU. las cuales muestran que en el año 2000, había 67.000 pacientes esperando trasplantes en ese país (44.000 para el Hígado, 4.000 para el corazón y 3.600 para los pulmones). Infelizmente, sólo 20 mil trasplantes fueron realizados. La investigación mostró que más de 100.000 personas, ni entraron en esta ” línea de espera” y que miles mueren todos los días por la falta de donadores.

Los expertos en el campo de la medicina, decidieron después de intensivas pruebas e investigaciones que los órganos del cerdo pueden ayudar a mucha gente que se halla en lista de espera de un posible donante para recibir un trasplante. Así fue, como comenzaron a desarrollar este proyecto, y pudo comenzar a aplicarse en pacientes que tenían las horas contadas.
El cerdo comenzó a utilizarse para proporcionar válvulas cardiacas que son retiradas de su corazón y conservadas en una mezcla química, hasta que se las necesite para trasplantar en seres humanos. Estas válvulas pueden permanecer en ese preparado por 5 años, hasta que sean requeridas.

El hígado de cerdo también comenzó a emplearse: en 1992, en la Universidad de Pádova, Italia, una mujer de 33 años recibió el primer trasplante de un hígado artificial producido a partir de células modificadas de cerdo. Afectada por una hepatitis fulminante, esta mujer con el trasplante consiguió sobrevivir durante 4 días hasta que se encontró un hígado humano para el trasplante definitivo.
El páncreas del cerdo es un órgano del que se obtiene Insulina, una hormona esencial para los diabéticos. La insulina está encargada de permitir la entrada de azúcar en las células y de reducir su tasa en la sangre, evitando de esa manera que alcance niveles mortales para el hombre.

De la glándula pituitaria del cerdo puede obtenerse el ACTH que es una hormona usada en la medicina humana para el tratamiento de artritis y enfermedades inflamatorias. La Tiroides del cerdo se usa para obtener medicamentos que se usarán por personas que poseen glándulas tiroides poco activas.
La mucosa intestinal del cerdo se usa para obtener una sustancia llamada Heparina que tiene propiedades anticoagulantes y es aplicada en medicina humana en los casos de trombosis.
Del pulmón del cerdo, puede ser retirada una sustancia llamada surfactante que es indispensable para el tratamiento de bebés nacidos con el síndrome de inmadurez pulmonar. Sin esa sustancia, que es utilizada como lubricante, los bebés corren un serio riesgo de morir por asfixia.

La piel del cerdo puede usarse en los trasplantes temporarios en el hombre, en los casos de quemaduras de tercer grado, que causan grandes discontinuidades de su piel. Esta piel no sirve para los trasplantes definitivos, debido a que el cuerpo humano en muchos casos la rechaza.
El panorama descrito, es impresionante y demuestra que el ser humano tiene mucha mayor afinidad con el cerdo que con el mono. El organismo del cerdo se asemeja increíblemente al del ser humano, mientras que el del mono es totalmente diferente e incompatible.

Lo que hemos visto anteriormente demuestra claramente que “las apariencias engañan”, no hay que fijarse en lo superficial o exterior, sino en la esencia, o lo interior. Este concepto tan importante ha sido enseñado por los sabios en el Talmud la mishna en Pirkei Avot nos enseña: “no te fijes en el recipiente, sino en su contenido”.

El Talmud, es la enciclopedia judía más maravillosa que existe y nos explica la Torá escrita. En el Talmud se pueden encontrar enseñanzas que abarcan todos los ámbitos de la vida. Todo lo que se necesita saber está escrito. Si uno quiere saber acerca del tema del cerdo que hemos tratado en este artículo, también acudiremos al Talmud y hallaremos un resumen de lo que ha llevado a los científicos, varios siglos en descubrir.
En el tratado de Taanit, 21ª consta que cierta vez, hubo una peste que afectó a los cerdos. Rabí Iehuda, que era uno de los eruditos más importantes de la época al enterarse, decretó inmediatamente que toda la población ayune para que el Todopoderoso se apiade de los pobladores, y quite de allí ese flagelo. El sabio movilizó a todos los habitantes del lugar provocándoles todos las molestias que ocasiona el abstenerse de probar alimento y tomar agua durante todo el día. Cabe destacar que todo esto fue pese a que ningún ser humano había resultado afectado aun por la epidemia.

El decreto sentenciado por Rabí Iehuda, fue analizado por los sabios que le sucedieron, los cuales se reunieron para averiguar los pormenores del asunto. Los presentes se preguntaron: ¿Por qué razón decretó Rabí Iehuda un ayuno público?. La respuesta fue: Por una peste que se había propagado entre los cerdos.
Uno de los sabios preguntó: ¿Acaso consideraba Rabí Iehuda que si una especie animal es afectada, eso causará que las demás especies se contagien, provocando peligro a los hombres?.
La respuesta le fue dada de inmediato: “!De ninguna manera¡”. Si se propaga una peste entre los monos, no se decreta ningún ayuno. En caso de contraer las vacas una epidemia, tampoco se sentencia ayuno alguno. Y así se ha de proceder con todas las demás especies animales, ya que no es peligroso para la humanidad que ellos se enfermen. Los males que los afectan en la mayoría de los casos, no son peligrosos para los organismos de las personas. (A menos que se consuma su carne, en ese caso si existe el riesgo).
Sin embargo, la pregunta obvia no tardó en saltar en la mesa de debate: entonces, “¿Qué tienen de diferente los cerdos, que por causa de su enfermedad toda la población debe ayunar y pedir clemencia al Creador por esta enfermedad?”.
La respuesta a este interrogante fue terminante: “Es necesario ayunar en caso de peste en los cerdos, porque su aparato digestivo es similar al de los humanos”. Por eso, los males que los atacan, son propensos a contagiar a las personas, a pesar que no consuman su carne.
De la sentencia anterior deduce el comentario del Talmud llamado Tosafot: “Si la razón del peligro de contagio en los humanos es, por causa de que el aparato digestivo de los cerdos se asemeja al de los hombres, en ese caso, corresponde decretar ayuno cuando hay una epidemia entre los gentiles también”. Su deducción fue aceptada.

Evidentemente, los sabios del Talmud, sabían sobre la anatomía humana, la de los animales, y como funciona todo el universo, ya que todo les fue explicado por vía oral, por sus padres y maestros. Esta información fue transmitida de boca en boca, generación tras generación, desde que el Todopoderoso la entregó a Moshé en el Monte Sinaí hasta que fue ordenada y escrita en el Talmud cuando el pueblo fue exiliado a Babilonia. Esta es la razón por la cual los sabios sabían hace más de dos mil años la compatibilidad de los órganos del cerdo con los de los humanos.

Otros datos ilustrativos

Al analizar las distintas utilidades del cerdo en el campo de la medicina, parte de las cuales hemos enumerado, comprobaremos que varios de lo esos provienen de órganos pertenecientes o vinculados al aparato digestivo del animal; tal como lo declara el Talmud en el tratado de Taanit, esto nos demuestra que el aparato digestivo del cerdo es uno de los puntos de mayor compatibilidad con el ser humano.
Como nota informativa cabe destacar que la obligación de ayunar para pedir clemencia al Todopoderoso ante una epidemia que se ha propagado entre los cerdos, ha sido legislado por los sabios en el código de leyes judío – Shulján Aruj: Oraj Jaim 576: 3. para ser acatada en todo lugar y tiempo, donde este flagelo se encuentre.

El Rabí Iosef Karo, en el compendio “Beit Iosef”, cuando se refiere al ayuno por la enfermedad de los cerdos, menciona también como un parecido de las entrañas de esta especie a la humana, las palabras “carne de persona”, informándonos de lo que consta en el Talmud y comprobando esta similitud en la actualidad.
El tratado talmúdico de Julín (122ª) menciona otra similitud entre el puerco y el hombre. El Talmud explica la similitud existente entre la piel de cerdo doméstico con la piel humana, en la actualidad, como vimos anteriormente, se usa en los trasplantes de piel, en los casos de quemaduras de tercer grado
Entonces, por que nos enseña la Torá que no se puede ingerir cerdo
En la sección de la Torá Sheminí se enumeran con amplios detalles las especies vivientes que los hijos de Israel pueden ingerir, y las que están prohibidas. Entre los que tienen pezuña partida y están prohibidas encontramos al cerdo.

La Torá, prohibe terminantemente ingerir carne de cerdo: (Vaikrá 11: 8): “de su carne no comáis”. No entraremos en este articulo en una explicación del por qué la Torá nos prohibe ingerir esta carne, pero podemos ver en este experimento otro aspecto negativo que sale de su consumo.

Si lo miramos desde un punto de vista científico citaremos un experimento realizado para investigar las propiedades y efectos de la carne porcina. tomaron dos grupos de ratones. Alimentaron a un grupo con esta carne y al otro con un alimento distinto. Al poco tiempo, los citados roedores, se volvieron caníbales atacando y comiéndose los unos a los otros. Aquellos que no habían sido alimentados con cerdo no mostraban absolutamente ninguna tendencia salvaje.
El sabio Rabí Shlomo  Efraim ben Aharón en su comentario al Pentateuco titulado “Kli Yakar Vaikrá 11: 4., ya había adelantado esta reacción: “Todos los alimentos ingeridos, transmiten su naturaleza y tendencias a quien los ingiere”.
La pregunta obvia es: ¿Por qué entonces es posible fabricar con los porcinos medicinas e ingerirlas y usar sus órganos?

La respuesta es: porque la Torá fue dada para la vida, como dice “…y vivirás con ella…”, para vivir de acuerdo a sus preceptos , y no para morir. Por lo tanto, si no hay otra manera para sanar a la persona, excepto por vía de un remedio fabricado con una base prohibida para el consumo de un judío, en ese caso, este mismo se torna permitido e incluso obligatorio para esta persona.

De esta misma manera, quien padece de una enfermedad y debe tomar este tipo de medicina, pasa a ser una persona que en este mundo puede elevar espiritualmente a esa parte del animal de consumo prohibido, a un nivel espiritual superior. Todo alimento permitido que ingresamos a nuestro cuerpo resulta ser elevado espiritualmente por nosotros. Esto solo puede acontecer con animales impuros o substancias prohibidas que se consumen en una situación de necesidad para salvar una vida o sanar a la persona lo mismo pasa con los órganos de un animal prohibido.

Al ingerir los alimentos aptos, vale decir alimentos CASHER, se nos permite mantener la sanidad espiritual. La palabra en hebreo que denomina a los alimentos prohibidos es TAREF – viene de la palabra METURAF – que significa idiota. Los alimentos que no son aptos para un judío idiotizan nuestras almas y nos hacen insensibles a nuestras necesidades, privándonos del crecimiento espiritual. Las leyes prohibitivas de la Torá fueron dadas a la persona para que por medio de su cumplimiento podamos mantener una pureza espiritual elevada.
Mantener la vida, es lo más importante en el judaísmo. Para cumplir los preceptos de la Torá debemos estar sanos tanto físicamente como espiritualmente y lo que ingerimos nos da la fuerza para servir a nuestro Creador.”

R’ Aaron Schlezinger

Para terminar este interesante articulo añadiré que en Marcos 5:12 Jesus permitió a los demonios entraen lo cerdos.

  Y los demonios le rogaron, diciendo: Envíanos a los cerdos para que entremos en ellos. Y El les dio permiso. Y saliendo los espíritus inmundos, entraron en los cerdos; y la piara, unos dos mil, se precipitó por un despeñadero al mar, y en el mar se ahogaron. (Marcos 5:12 al 13).

¿Quiza pidieron ir a los cerdos porque estaban como en casa?………..

Anuncios


Categorías:Articulos

2 respuestas

  1. Muy buen aporte rabí, muchas gracias.

    Me gusta

  2. Excelente artículo, Tiene muy buena información. Quiero agregar que cuando una persona consume carne de cerdo contaminada con triquinas, las larvas enquistadas son liberadas por el ácido y la pepsina del jugo digestivo. Las larvas invaden la mucosa del intestino delgado y maduran con rapidez para convertirse en gusanos adultos. Alrededor de una semana después, las hembras liberan larvas recién nacidas que emigran por la circulación sanguínea hasta el músculo estriado o esquelético.

    La mayor parte de las infecciones es leve y no presenta síntomas, pero las formas graves pueden producir gastroenteritis intensa, edema o inflamación alrededor del párpado y el ojo, inflamación del músculo (miositis) y, algunas veces el efecto es la muerte.

    http://www.medicinahogar.com/efecto-mortal-carne-de-cerdo.php

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: